El fútbol en Venezuela: la opción que tienen los jóvenes para esquivar a la crisis económica, política y social

637
vinotintos
Generación de jóvenes talentos que se sobrepuso a la crisis económica, política y social de Venezuela

El fútbol en Venezuela está lleno de contrastes. En medio de un conflicto que va en ascenso, los venezolanos encontraron una alegría en los nuevos talentos que brillan con la Selección.

Mientras el plantel se preparaba para el partido contra Brasil, por la tercera jornada del Grupo A del Sudamericano Sub 20, en Caracas se disputaba una batalla mucho más seria. Y es que mientras el equipo de Rafael Dudamel se concentraba para su próxima cita, un grupo de soldados decidieron tomar las armas en lo que parecía un alzamiento militar contra Nicolás Maduro.

Después de robar armamento militar, los involucrados publicaron un video en el que no sólo desconocían al presidente Maduro, sino que además solicitaron el apoyo de los ciudadanos en las calles. Y aunque fueron detenidos por las fuerzas del gobierno venezolano, los problemas económicos y la crisis política continuaron aumentando la tensión en las calles del país sudamericano.

Sin embargo, este contexto no le ha impedido a los jóvenes talentos conseguir grandes resultados con su Selección. Las estrellas del mañana siguen creciendo, ya sea brillando en el extranjero o luchando para sobrevivir en Venezuela. Ahora, compitiendo en igualdad de condiciones contra los grandes de Sudamérica y de todo el mundo.

Aunque desde el oficialismo y la oposición sostienen distintas posiciones sobre la crisis actual, el problema central de Venezuela es económico. El país está en medio de una hiperinflación sin precedentes, con una tasa anual cercana al 1.000.000%. Todo esto ha generado pobreza y el éxodo más grande en la historia de Latinoamérica: casi 4 millones de venezolanos emigraron en los últimos años.

El fútbol, como era de esperar, ha sufrido el enorme impacto de esta crisis. Mientras algunos clubes perciben dólares por su participación en competiciones internacionales, como la Copa Libertadores o la Copa Sudamericana, los más modestos están al borde del abismo y tienen que sortear una serie de obstáculos para mantenerse.

«Las más afectadas son las divisiones juveniles, existen serias deficiencias en el equipo de entrenamiento, con la falta de alimentos y a la emigración», explicó a Goal, Alfredo Coronis, periodista en Venezuela de Deportivo 1300AM. «Hay talentos que parecen prometedores a los 14, 15 y luego salen del país para trabajar en una tienda. La crisis también ha afectado al transporte, las aerolíneas han cerrado y no hay piezas de repuesto para autobuses u otros vehículos. Eso afecta el desarrollo de los clubes».

Así les toca bañarse a los jugadores del Zulia FC por crisis del agua en la entidad

Wilson Gutiérrez, director técnico colombiano que tomó las riendas del Carabobo en 2018, también dejó al descubierto las terribles condiciones en las que ejercen su profesión los futbolistas, incluso los que están en la cima del fútbol venezolano. «No teníamos muchas cosas. Hubo ocasiones en que algunos jugadores no recibieron sus salarios», explicó a El Espectador.

Llaneros de Guanare víctima del hampa en la carretera 

“Digamos que un futbolista venezolano que ha jugado durante tres o cuatro años y que es bastante conocido puede ganar entre 300 y 400 dólares al mes, mientras que otros ganan de 80 a 100, en realidad no es suficiente. Incluso hay algunos que reciben pagos en bolivares (moneda local) y también hay retrasos en el pago».

Eduardo Borrero fue liberado tras ser secuestrado en el Vigía, captores pedían 700 dólares

Paradójicamente, casi de manera milagrosa, el fútbol juvenil venezolano está en su mejor momento. Bajo la conducción de Rafael Dudamel, quien además dirige a la Selección mayor, los Sub 20 terminaron como subcampeones de la Copa del Mundo en 2017, cayendo por la mínima ante Inglaterra en la gran final del certamen, luego de vencer a México, Alemania, Estados Unidos y Uruguay.

De esa generación, varios jugadores están teniendo participación con la Selección venezolana en la Copa América 2019: Wuilker Fariñez, Yangel Herrera, Ronald Hernández o el propio Yeferson Soteldo. Y en el 2019 la historia no fue diferente, pues a pesar de no meterse en el Mundial Sub 20, la Vinotinto dejó señales importantes de que el futuro está garantizado.

«El deporte ha sido durante mucho tiempo la principal vía de escape para la sociedad», señala Carlos Bustamante, un venezolano que trabaja en Londres como reportero de talkSPORT. “Primero fue el béisbol y ahora es el fútbol, exactamente desde la gestión de Richard Páez al frente de la Vinotinto. Al principio los jugadores talentosos venían de familias de pocos recursos, pero ahora surgen de las clases medias y esperan dar el salto. Es increíble».

En ese sentido, Coronis habló de los esfuerzos que ha realizado la Federación Venezolana de Fútbol para promover el talento juvenil, obligando a los clubes de Primera Divisióna a alinear, al menos, a un jugador Sub 20 en los partidos de Liga. «Desde que Venezuela no se clasificó para Rusia 2018, se le ha dado mucha importancia a los Sub 20. Pero es un proceso que comienza con Richard Páez y César Farías, aunque los mejores resultados están llegando con Dudamel».

Trujillanos fue asaltado en su retorno a Valera

La presencia de ‘extranjeros’ en la escuadra Sub 20 de la Vinotinto, es un síntoma de los males del país y al mismo tiempo una bendición de cara al futuro: ocho jugadores militan en clubes fuera de Venezuela. La pasada edición del Mundial de dicha categoría sirvió de vitrina a estrellas como Wuilker Fariñez, quien dio el salto a Millonarios. Ahora se repite la historia con Jan Hurtado y Samuel Sosa, ambos en Argentina. Ni hablar de Christian Makoun, que pertenece a la Juventus.

El caso de Sosa es uno de los más sorprendentes. Luego de debutar en Primera con el Deportivo Táchira cuando apenas tenía 16 años, dio el salto a Argentina dos años después para unirse a Talleres. Y aunque todavía no se ha estrenado en Superliga, sus recientes actuaciones hacen pensar que el debut no está lejos. «Nunca hablaría mal de mi país. Venezuela saldrá adelante. Tuve la suerte de salir de mi país y se lo agradezco a Dios, pero tengo personas cercanas que están sufriendo», dijo a La Nueva Mañana.

Durante la victoria de Vinotinto sobre Chile en el Sudamericano Sub 20, Nicolás Díaz, futbolsita de la Roja, reaccionó ante una dura entrada de Pablo Bonilla y dijo que el lateral derecho era «muerto de hambre», en referencia a la crisis de su país. Aunque Díaz se disculpó por sus comentarios, el incidente provocó que la enorme cantidad de venezolanos que viven en Chile apoyaran a los jugadores de la Vinotinto y los hicieran sentir como en casa.

Arrestan a futbolista el pleno partido

Pero, al margen de todas estas situaciones, Dudamel cuenta con una buena generación de relevo y el objetivo de ir al primer Mundial para no estar tan lejos. «Para llegar a la Copa del Mundo tenemos que seguir mejorando nuestras estructuras, tenemos que seguir exportando jugadores a ligas más competitivas», explica Coronis.

«Cuando se aumenten los cupos para el Mundial, obviamente tendremos más posibilidades, pero tenemos que mantener una línea de desarrollo constante. Si seguimos trabajando bien, tendremos un gran equipo para Qatar», dijo Bustamente, quien considera que aún hay mucho trabajo por delante. «Tenemos un enorme talento que, si se canaliza correctamente, nos llevará a nuestra primera Copa Mundial muy pronto. El talento y la voluntad están ahí, pero hay muchos más factores necesarios para lograr el éxito».

Tarde o temprano, está claro que Venezuela se sumará a los equipos que lleguen al Mundial. Y cuando la Vinotinto consiga su primera clasificación, recordaremos a esos jóvenes luchadores de 2017 y 2019 que dieron sus primeros pasos hacia el éxito, desafiando la crisis política y las dificultades económicas para llegar a lo más alto del fútbol mundial.