sábado 24 octubre, 2020
Inicio Béisbol Sequía caribeña para el béisbol criollo

Sequía caribeña para el béisbol criollo

122 views

La Nación Deportes
Luis Jiménez no pudo utilizar su poder ante el pitcheo boricua .

Venezuela aumenta su sequía en títulos en la Serie del Caribe, al fracasar Caribes de Anzoátegui en obtener boleto para disputar la final con República Dominicana, conjunto que la noche del miércoles se deshizo de los Alazanes de Cuba.

En la edición LX del tradicional clásico, la representación criolla luchó para estar cerca de la final, pero un parpadeo en uno de los movimientos claves del compromiso le dejó fuera de toda opción de alcanzar el máximo trofeo.

La última conquista para el conjunto venezolano se logró en los bates de los Tigres de Aragua, en esa oportunidad dirigidos por el veterano Buddy Bailey, siendo el primer título caribeño para el conjunto rayado y el último para el béisbol criollo hasta la fecha.

A partir del 2009, Venezuela acude a la Serie del Caribe con el equipo que logra el título en la temporada regular, acompañando a los campeones de México, Puerto Rico, República Dominicana y Cuba, como invitados especiales.

El toque final

Luego del triunfo obtenido en la Serie del Caribe que se jugó en Mexicali, México, el trofeo ha sido esquivo para los de nuestro béisbol, acudiendo divisas con pedigrí al tradicional clásico, y nombramos a Navegantes del Magallanes, Leones del Caracas, Cardenales de Lara, Águilas del Zulia, pero no se han dado los resultados.

A la competencia que acaba de finalizar en Guadalajara, México, acude en representación del béisbol criollo, como equipo campeón, Caribes de Anzoátegui, obteniendo el derecho de estar en esa cita luego de detener el paso arrollador de Cardenales de Lara.

Sin muchos refuerzos, porque viaja con todo su elenco, solo refuerzos en el cuerpo de lanzadores, la representación dirigida por Omar López se presentó como uno de los favoritos a disputar el clásico.

Para muchos, la representación que jugó en México, en nada parecida a esa que disputó el título en el béisbol profesional de Venezuela, con fallas a la defensiva, en el pitcheo y el poder ofensivo solo lo mostró en el compromiso donde aplastó a República Dominicana. Debutó con una derrota de 6×4 ante Cuba, apaleó a los dominicanos, se impone ante México 6×4, cae ante Puerto Rico 12×7, y en el compromiso crucial, donde se juega el derecho de estar en la final, pierde 6×5, en juego donde la crítica considera que el mánager, Omar López, se privó al dejar en la lomita al abridor Daryl Thompson, en lugar de llamar un relevista.

Caribes ganaba 4×0 hasta la apertura del sexto. Se notó el cansancio del abridor, y cuando llegó el relevista, Néstor Molina, apareció el bate de Anthony García y despachó un batazo de cuatro esquinas con las bases repletas.

Perdió Caribes la oportunidad de estar en la final. El mánager López no realizó el cambio a tiempo y llegó el batazo que hizo daño. Así ha ocurrido con representaciones anteriores, que se privan a la hora de realizar el cambio necesario y reciben el castigo crucial. El año anterior con Águilas del Zulia, antes con Tigres de Aragua, y de esta manera se escapa la oportunidad.

El miércoles, Venezuela tenía el triunfo en sus manos. Todo era cuestión de movilizar el cuerpo de relevistas para mantener la diferencia, pero sacando de la lomita a Thompson, que ya daba muestras de cansancio, pero el mánager dio muestra de confianza y se fracasó en ese intento de estar en la final.

Fracasó la ofensiva en los últimos compromisos. No se puso de manifiesto el poder de René Reyes, Balbino Fuenmayor, Williams Astudillo, René Reyes y demás. Un poder ofensivo que funcionaba día por medio, y cuando más se necesitó, los bates no respondieron.

Venezuela consiguió en México el verdugo que se encargaría de quitarle el entusiasmo por el título. Se presentaron los Criollos de Caguas que le propinaron una derrota de 12×7, y otra de 6×5, la más importante, la que cortó su sueño de venirse a Venezuela con el octavo título del tradicional clásico, y el primero para su vitrina.