Criollos se ponen la careta

 

El béisbol venezolano se ha caracterizado por ser productor de manos habilidosas para desempeñarse en el infield, y esta producción viene desde los mismos años en que se desata la fiebre del deporte de las cuatro esquinas.

La posición 6, campo-corto o shortstop, y sus vecinos, la tercera base o segunda base, igualmente han sido puestos donde las manos venezolanas han brillado, y de allí el prestigio que exhiben en el mundo entero.

Esa posición de campo-corto o torpedero, la exhibió con mucha elegancia, el marabino Luis Aparicio, jugando durante 18 temporadas en las mayores, convocado en trece ocasiones al Juego de Estrellas, ganando el Novato del Año durante su debut, para cerrar con bronce de oro, tras su retiro, ingresar al Salón de la Fama.

Junto al excelente campo-corto, mostraron su excelencia con el guante en esa posición, Alfonso “Chico” Carrasquel, David Concepción, Omar Vizquel, candidato firme a Cooperstown, Enzo Hernández, Argenis Salazar, Oswaldo Guillén, Luis Sojo, hoy día lo hacen jóvenes como Heinker Meneses, José Rojas.

La cantidad de peloteros venezolanos con cupo en equipos de los Estados Unidos, confirman el prestigio de su trabajo, y no solo como torpederos, sino que alrededor de la intermedia, en la esquina calientes, y en función de jardineros, son buenas posiciones para ganarse un puesto y de allí que debemos mencionar a Remigio Hermoso, Jesús Marcano Trillo, Norman Carrasco, José Altuve, Rougned Odor, Antonio Armas, José “Café” Martínez, Carlos González, Bob Abreu, Víctor Martínez, Magglio Ordoñez, Carlos Guillén, Jesús Aguilar, entre otros.

Caretas. El semillero del béisbol sigue creciendo. Es producción no solo se recoge en jugadores del infield, lanzadores y outfielders, sino que va más allá. Una buena cantidad de receptores invaden los campos de entrenamientos, para tratar de seguir los pasos Baudilio Díaz, extraordinario receptor que jugó en Venezuela con Leones del Caracas y en Grandes Ligas, Medias Rojas de Boston, Indios de Cleveland, Filis de Filadelfia y Rojos de Cincinnati.

Cuando está a punto de ponerse en marcha la temporada del 2019, más de veinte peloteros aparecen en lista que los equipos han convocado a los campos de entrenamientos, unos se quedaran con sus equipos, otros regresarán a las menores donde, con un intenso trabajo van a mejorar su labor y regresar al equipo grande.

En ese listado aparecen, Williams Contreras y Carlos Pérez con Bravos de Atlanta, Oscar Hernández y Sandy León con Medias Rojas de Boston, Francisco Arcia y Wilson Contreras con Cachorros de Chicago, Alfredo González con Medias Blancas de Chicago, Dionner Navarro con Indios de Cleveland.

Héctor Sánchez tendrá una oportunidad con Tigres de Detroit, Salvador Sánchez y Sebastián Rivero con Reales de Kansas City, José Briceño, Angelinos de Anaheim, Keibert Ruíz, Dodgers de Los Angeles, Manny Piña, Cerveceros de Milwaukee, Williams Astudillo y Tomás Telis, Mellizos de Minnesota.

El veterano Wilson Ramos trabaja con Mets de Nueva York, Francisco Cervelli y Elias Díaz sigue con Piratas de Pittsburgh, Luis Torrens, Padres de San Diego, Dionner Navarro, Indios de Cleveland.

Para el 28 de marzo se inicia el inicio de la temporada, y son doce equipos los que no anuncian en el roster de los 40, receptores venezolanos, Nacionales de Washington, Rojos de Cincinnati, Rockies de Colorado, Astros de Houston, Marlins de Florida, Yanquis de Nueva York, Atléticos de Oakland, Filis de Filadelfia, Gigantes de San Francisco, Tampa Bay, Vigilantes de Texas y Azulejos de Toronto.

Gustavo Carrillo