Magallanes y Cardenales, serie de alto voltaje

Navegantes del Magallanes pasa a la semifinal derrotando a Tigres de Aragua en el juego del comodín. (Foto/News Flash. (JC))
Navegantes del Magallanes derrotó a Tigres de Aragua 4×1, ganó el comodín y el derecho de pasar a las semifinales del Campeonato de Béisbol Profesional, iniciando anoche la serie frente a Cardenales de Lara, en el estadio “Antonio José Herrera” de Barquisimeto.
Compromiso enredado para ambos conjuntos, que pudo ganar el conjunto de Valencia por las pifias de sus rivales, que desde el día anterior no mostraron su mejor juego y pagaron caro esos errores.
Regresa nuevamente la divisa carabobeña a una semifinal y en esta oportunidad para enfrentar a un rival que ha mostrado poseer los elementos necesarios para estar en la final, pasando esta primera parte y eliminando a su enemigo.
En una serie corta, apenas siete compromisos para ganar cuatro, todas las piezas son fundamentales y Navegantes disfruta de un conjunto que se crece en los momentos difíciles, por la agresividad de su ofensiva.
De estar colgando, es mejor caer, dice el refrán. Pero Magallanes no quiso caer y en un compromiso donde ninguno de los dos equipos mostró su mejor béisbol, logró la victoria, eliminando al equipo aragüeño.
La alineación de los filibusteros es de respeto. La ofensiva es una de las más fuertes del torneo, terminó en el cuarto lugar con .286, superado por sus rivales, ligando colectivamente para .318.
El mánager, Omar Malavé, ha sacado buenos resultados de una alineación con Endy Chávez en el jardín central; Ronny Cedeño en la intermedia; Jesús Valdez en el jardín de la izquierda; Dustin Martin como bateador designado; Mario Lisson en la inicial; Albert Martínez en el jardín derecho; Jesús Sucre en la receptoría; José Martínez en la antesala y Rayder Ascanio en el campo-corto.
El pitcheo no es de primera línea, pero cumple la labor y, lo más importante, saca los outs. Para la semifinal escogieron a Omar Bencomo, de los Bravos de Margarita, y Jonathan Albadalejo, de los Tiburones de La Guaira, brazos que pueden ayudar a la divisa en su serie frente a Cardenales.
Cuatro para uno. Es decir, cuatro equipos han iniciado la lucha por la conquista del título. En primera instancia, Cardenales de Lara, Caribes de Anzoátegui, Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes, todos con un trofeo de campeón.
Apenas comienza la lucha, en series de siete compromisos para ganar cuatro. Leones del Caracas se eliminará con Caribes de Anzoátegui, mientras que Navegantes del Magallanes tiene como rival a Cardenales de Lara, clasificado en primera instancia para las semifinales y con un buen récord, terminando con 38 y 25, sacando tres juegos de diferencia precisamente a su rival de turno, y a Leones del Caracas, distanciado de los Tigres de Aragua a seis juegos de diferencia. La novena capitalina entra a la semifinal con el lujo de tener a su estratega, Mike Rojas, como el Mánager del Año.
Los equipos van juego por juego. Comienzan de cero, olvidando lo que pasó en los compromisos pasados. Ahora es una nueva tarea y se van a enfocar en ganar cuatro encuentros para estar en la semifinal.
Finalizando las series semifinales, pensaron en los refuerzos para lo que viene. En el draft, el primero en escoger fue Cardenales de Lara, conjunto que se inclinó por Alex Romero, de las Águilas del Zulia, y luego lo hizo Leones del Caracas, seleccionando al lanzador Wilfredo Ledezma, de los Tigres de Aragua.
En el tercer orden le correspondió a Caribes de Anzoátegui y el mánager, Omar Moreno, pensando en el cuerpo de abridores, convocó al experimentado Freddy García, de los Tigres de Aragua, y finalmente, Navegantes del Magallanes escogió a Alí Castillo, de las Águilas del Zulia.
(Gustavo Carrillo)