Quiso robarle el balón a Ibrahimovic y terminó humillado

Quiso robarle el balón a Ibrahimovic y terminó humillado
Quiso robarle el balón a Ibrahimovic y terminó humillado

Un doblete del sueco Zlatan Ibrahimovic y un gol del turco Hakan Calhanoglu, rubricado en el tiempo añadido por el portugués Rafael Leao, certificaron este miércoles el momento dulce del Milan, que arrolló 4-1 al Sampdoria en el estadio Marassi de Génova y blindó, como mínimo, su sexta posición en la Serie A italiana de fútbol.

En la penúltima jornada de la temporada liguera, el Milan no dio opción al Sampdoria empujado por un Ibrahimovic que, a sus 38 años, alcanzó las nueve dianas en 17 partidos disputados con el club milanés, al que regresó en enero tras expirar su contrato con el Los Ángeles Galaxy.

El delantero sueco tardó apenas tres minutos para superar al joven meta italiano Wladimiro Falcone, quien debutaba en la Serie A, con un potente cabezazo a centro de Hakan Calhanoglu y devolvió la asistencia a su compañero turco en la segunda mitad para que este anotara el 2-0 (m.52).

Apenas seis minutos después, de nuevo Calhanoglu ofreció una excelente asistencia a Ibrahimovic para que culminara su doblete personal.

El Sampdoria lo dio todo para conseguir el tanto del honor y lo anotó, tras un penalti parado por el meta Gianluigi Donnarumma al argentino Gonzalo Maroni, gracias al joven noruego Kristoffer Askildsen (1-3), antes de que Leao sentenciara el choque con el definitivo 4-1 para el Milan.

Con estos tres puntos, el cuadro milanés, que sumó ocho victorias y tres empates en los últimos once partidos, blindó su sexta posición y se colocó momentáneamente a un solo punto del Roma, quinto, que se mide este miércoles con el Torino.

Zlatan no pierde la magia

Ibrahimovic tuvo un partido perfecto no solo por sus goles, sino también por las gambetas que metió.

Este miércoles, en la goleada del Milan ante Sampdoria, Zlatan Ibrahimovic fue la máxima figura del equipo de Stefano Poli.

El delantero sueco metió dos goles y dio una asistencia. Partido mágico a sus 38 años, que ya están pisando los 39.

Sin embargo, la incidencia de Ibrahimovic en el 4-1 del Rossoneri de visitante no fue solamente en el marcador.

En la segunda parte, el atacante encaró al joven Ronaldo Vieira de 22 años, que terminó como peor pudo.

Ibrahimovic: «Soy como Benjamin Button, nací viejo pero siempre fui joven»

El delantero sueco metió un doblete, dio una asistencia de cabeza y también tiró lujos para emocionar a todos.

Después del partido, Ibrahimovic fue entrevistado y no dejó pasar la oportunidad de meter una declaración bien a su estilo.

«Soy como Benjamin Button», empezó Zlatan, quien ya en el comienzo no pudo contener la risa por su frase.

«Nací joven, pero siempre fui joven… nunca un viejo», cerró Ibrahimovic en un video que posteó el Milan en sus redes sociales.