El portero con más «suerte» del mundo

Rafael Roballo, guardameta del Grêmio Esportivo Glória, nunca supo dónde estaba el balón pero pudo detener el penal ejecutado por Marquinhos, del Internacional de Porto Alegre.

El delantero falló porque su remate golpeó en ambos postes, antes de que, a pesar de su desconcierto total, Roballo vuelva a atajar el balón de espaldas. Roballo contó con demasiada fortuna, incluso aunque ese segundo remate de Marquinhos no fuera válido (el mismo futbolista no puede volver a tocar la pelota si el rebote proviene de los palos). Fue triunfo del Inter por 3-0 en el torneo gaucho, explica el portal Infobae.