Profesor Aquino

El estadio Polideportivo de Pueblo Nuevo sirvió de gran marco para albergar una noche de reconciliación. Reconciliación porque la fanaticada se concilió con su equipo; reconciliación porque el Deportivo Táchira se reencontró con el triunfo; reconciliación porque el Polideportivo festejó la alegría; y reconciliación porque Víctor Aquino se reencontró con los goles y buen juego.

Nuevamente, un “Clásico Andino” vuelve a ser de Táchira; está vez, amparado en una extraordinaria noche de sus jugadores, en especial la del delantero paraguayo, el cuadro aurinegro derrotó por 3 tantos a 1 al representativo de Estudiantes de Mérida, obteniendo de esta manera su pase a las semifinales de la Liguilla del Torneo Clausura 2018 del Fútbol Profesional Venezolano.

Un ambientazo, digno de la confrontación más longeva del balompié criollo se registró en la parte alta de la ciudad de San Cristóbal. El cántico de “olé” regresó a las tribunas del “Templo Sagrado del Fútbol Nacional”; cobijado por el frío de las montañas tachirenses el equipo cuyos colores representativos son el amarillo y negro se salió con la suya y continúa en la pugna por el título del Torneo Clausura 2018.

¡Sí señores! Táchira goleó, gustó y ganó.

Gol de camerino

Táchira fue una verdadera tromba desde el pitazo inicial. Aunque sacó Estudiantes, rápidamente recuperaron el balón y no lo soltaron. Avisó con varias incursiones en menos del primer par de minutos de juego, momento en el que llegó el gol que abrió el marcador.

Tras un tiro de esquina cobrado por Giancarlo Maldonado, el ariete paraguayo apareció sin marca por el segundo palo del pórtico defendido por cancerbero Richard Ruíz, para batirlo de cabeza y adelantar al cuadro de casa en el luminoso.

Los aurinegros comenzaron a manejar una ventaja corta sin ceder espacios ni bajar el ritmo de juego. No obstante, Beycker Velazco se vio obligado a intervenir para evitar la providencial caída de su arco, luego de que volara y rechazara un remate de cabeza en solitario; un paradón que animó a las filas tachirenses.

Mientras tanto, Táchira seguía atacando con diagonales que incomodaron a la zaga académica. Maldonado, José Miguel Reyes y Esli García se convirtieron en un verdadero dolor de cabeza para la defensiva rival. Por su parte, Carlos Cermeño mantenía el orden en la mitad del campo y la zaga armó un cerrojo.

Penal para Táchira

En uno de los tantos ataques aurinegros García quedó en mano a mano contra Ruíz, su definición fue dada en rebote, pero quedó en su dominio, más sin embargo, el arquero contrario, en su afán de recuperar el esférico derribó al marcador atigrado y el principal del partido sentenció tiro penal.

Nadie le quitó la pelota al goleador, quien se paró desde los 12 pasos y disparó a la izquierda del ex–golero tachirense, anotando el segundo para el colectivo local y el segundo de Aquino en su cuenta personal, al minuto 37´.

Descuento académico

Una falta innecesaria de Velazco fue sentenciada con tiro penal para la escuadra estudiantil. En la agonía del primer tiempo (45+4´) Jesús “La Pulga” Gómez fue el encargado de cobrar por los foráneos y engañó al guardapalos aurinegro chutando hacía su derecha, mientras éste fue a su izquierda.

Tripleta

Con el 2-1 en el marcador los equipos salieron del descanso y accionaron los últimos 45 minutos de esta llave cuartofinalista del certamen venezolano. Táchira volvió a tener la obligación de buscar ventaja, a la vez que debió proteger más su valla.

Sin la misma intensidad de la primera mitad, pero con personalidad y control del balón, Táchira continúo desplegando su buen juego y evitando errores. La estocada final, y la guinda del pastel para la noche de Aquino llegó al minuto 62, cuando el paraguayo pateó cruzado y con fuerza una pelota ceñída al bajante derecho de Ruíz.

Pueblo Nuevo se encendió. El grito de gol estremeció a la parte alta de la ciudad y Estudiantes se acobardó ante el gigante tachirense. Cuatro minutos más tarde vino otra calamidad para el plantel emeritense, quien se quedó sin uno de sus hombres, pues Ruíz derribó a Reyes afuera del área y el juez le mostró su segunda cartulina amarilla de la noche.

Siguiente objetivo: La Guaira

Luego de los festejos de anoche es momento para retomar los aperos y establecer de nuevo la calma. Hay que pensar y seguir trabajando en el próximo rival del cuadro atigrado: el Deportivo La Guaira, quien a primera hora eliminó al Zamora, después de derrotarle 3×1 en el estadio Olímpico de la UCV, dejando el marcador global en 3 a 2 a su favor.

Las puertas de Pueblo Nuevo volverán a abrirse este domingo para cobijar el primer partido de esta llave de las Semifinales, mientras que el miércoles 14 se definirá el primer finalista en el Olímpico de la UCV.

Favio Hernández