Lionel Messi recibió su sexto Bota de Oro de manos de sus hijos

418
Lionel Messi recibió su sexto Bota de Oro de manos de sus hijos

En la Antigua Fábrica de Estrella Damm, un escenario que ya se convirtió en un clásico del premio, Lionel Messi recibió su sexto Bota de Oro y el tercero consecutivo, algo que no ha logrado ningún otro futbolista en la historia. La Pulga hizo 36 goles en la última Liga de España y se impuso ante los 33 de Kylian Mbappé con el PSG en el certamen francés.

Nadie -el portugués Cristiano Ronaldo es el que le sigue más de cerca con cuatro- tiene tantas como las que ya acumula el astro nacido en Rosario. Las anteriores fueron en 2009-2010 (34 goles), 2011-2012 (50), 2012-2013 (46), 2016-2017 (37) y 2017-2018 (34).

Esta vez el capitán argentino recibió el premio de manos de sus hijos Thiago y Mateo -Ciro no estuvo presente- y a continuación se hizo una foto de familia, con ambos y su esposa Antonella y el premio como principales protagonistas.

La gala, que para esta ocasión incluyó un número de contorsionismo incluido en el nuevo espectáculo del Cirque du Soleil ‘Messi10’, finalizó con la entrega de la Bota de Oro.

La nueva travesura de Mateo Messi que da la vuelta al mundo

Mateo Messi es conocido en el entorno futbolístico por sus constantes ‘bromas’ a su padre, celebrando goles de los rivales de Leo Messi o haciendo de todo menos ver un encuentro en el que su padre está anotando varios goles y regalando numerosas asistencias.

En la entrega de la sexta Bota de Oro recibida por Leo Messi, Mateo volvió a ser el protagonista al lado de su hermano Thiago y su madre Antonella Roccuzzo. Tras vivir con cierta tensión el reconocimiento a su padre, posteriormente sacó la lengua a las cámaras y ‘robó’ un micrófono para jugar en la foto final.

El propio Leo Messi habló sobre la figura que se está generando su hijo en las redes sociales y dijo que el boom mediático se le está yendo de las manos: «Lo estamos cortando un poco porque se nos está yendo de las manos. Es así. La gente por ahí se ríe cuando yo cuento o hago saber cosas sobre él. Por ahí se cruzan o están cinco minutos, lo conocen o lo tratan cinco minutos, y dicen realmente es así, no mentís en nada, pero nosotros tenemos que detenerlo un poco»