Ganar como tabla de salvación en el preolímpico

La victoria y nada más que la victoria, única tabla de salvación de Venezuela para seguir con vida dentro del Preolímpico Sub-23 que se juega en territorio colombiano; Ecuador, rival de la Vinotinto, con la misma necesidad, luego de dos derrotas en fila, lo que se puede catalogar como un partido de necesitados.

Foto/La Nación- Pedro Depablos, asistente técnico de Bonacorso, pese al revés ante Chile, cree en la Vinotinto.

El revés contra Chile, también verdugo del combinado de la mitad del mundo, condicionó al elenco nacional, prácticamente lo dejó contra la pared, en el  borde del abismo, con la obligación de sumar de a tres puntos, una división de honores elimina de un solo cuajo a venezolanos y ecuatorianos de la justa premundialista.

Una especie de no hay mañana, de no ceder puntos en el crucial choque de esta tarde-noche, que obliga al cuerpo técnico del seleccionado nacional a replantear su segundo partido, ante un rival que llegó con pretensiones, pero que, producto de las dos caídas consecutivas, está contra las cuerdas, ni siquiera el empate le sirve, es darle el adiós al magno evento preolímpico.

Bonacorso y Depablos, optimistas pese a las circunstancias 

El director técnico y su asistente coinciden en que no todo está perdido, aún puede dar un cambio la situación si se logra un buen resultado, reconociendo ambos que están frente a un enemigo herido de muerte, con una sola alternativa: ganar.

En declaraciones al comentarista deportivo César Semidey, enviado de la Superdeportiva 88.1 FM, luego de la derrota contra Chile, Bonacorso es claro en el sentido de que Ecuador es una gran selección, pese a los dos resultados, lamentablemente perdieron; ante Chile jugaron casi todo el partido con un jugador menos, y en su última presentación les tocó enfrentar a Colombia, selección anfitriona con la necesidad y obligación de ganar, que a la postre terminó goleando a los ecuatorianos.

“Nosotros hemos planificado, trataremos lo humanamente posible de sacar este partido adelante, reconociendo que Ecuador es una gran selección, independientemente los dos resultados adversos; ellos quedaron terceros en el último Mundial Sub-20 y campeones del último Suramericano. Han tenido dos accidentes, pero este será un partido muy interesante, nos estamos jugando el seguir o no vivos dentro de esta primera fase”, apostilló.

No duda el  joven técnico nacional que la ansiedad nunca va a dejar de estar presente, y más aún cuando se arranca con un traspié, que no debió ser, pues “debimos haber sumado, por lo menos el empate era justo; perdimos un jugador en el minuto 62, que nos obligó poner el pie a fondo en la parte física, emplearnos más, tuvimos ocasiones de gol, pero no se concretaron, especialmente en el segundo tiempo, y lamentablemente, en el minuto 82, Chile logra anotar el gol de la diferencia”.

La incorporación de Jan Hurtado para enfrentar a Ecuador da un poquito de tranquilidad, conocemos las características de él, es un jugador que tiene entrega total, un físico impresionante, un jugador potente, pero sobre todo por lo que representa dentro del grupo. No duda el técnico que la presencia de Soteldo y Hurtado le da un plus a la selección contraria, la preocupa.

Bonacorso se sobró en loas para con el arquero, Cristofer Varela, apuntó que “de corazón, con mucha honestidad, me da mucha alegría por él, pues hay jugadores que tienen mucho talento y no se lo creen, entonces se conforman con ser terceros arqueros o segundos, suplentes y no luchan, es un tema mental. Lo que presentó este muchacho en esta primera presentación fue extraordinario, lo vi con mucha seguridad debajo de los tres palos e igual cuando sacaba el balón, lo ponía donde quería con los pies y ojalá que esto se repita. No quiero perturbarlo, para tratar de darle la confianza, es lo que necesitamos de él, se portó extraordinariamente bien”.

En la misma onda se refirió a los dos defensores centrales: “pareciera que tuvieran muchos años jugando juntos, pero resulta que ya habían interrumpido ese proceso de aquella generación dorada, se encontraron en un corto plazo, apenas tienen unos días juntos, después de tres años; sin embargo, lo hicieron muy bien”.

Por su parte, Pedro Depablos, asistente de Bonacorso, dijo que se debe pasar la página, sin olvidar que la derrota duele, con mayor razón si se jugó con un hombre menos y que, siendo honestos, “no merecimos perder; lo más justo, un empate”.

—Contra Ecuador hay que salir a buscar el partido, pues si ganamos, iremos en igualdad de condiciones frente a Colombia; estamos seguros de lo que vamos a hacer en la cancha, la situación será otra.