Empate con sabor a derrota

174

El Deportivo Táchira aún no logra compactarse como equipo. (Foto/Tulia Buritica)
Improvisación fue lo que demostró el Deportivo Táchira durante la tarde de ayer en el estadio Polideportivo de Pueblo Nuevo, en donde sumó su cuarto empate en seis presentaciones en lo que va de Torneo Apertura 2018, luego de que pactara a un gol contra el Atlético Venezuela, conjunto que terminó jugando con dos hombres menos y aun así continuó colocando en apuros a la escuadra local.
Táchira sigue sumergido en las tinieblas y lejos de ser el equipo “grande” de que tanto se vanaglorea. La anotación aurinegra llegó por cortesía del joven central panameño Jan Carlos Vargas, quien de cabeza adelantó a los suyos; no obstante, Héctor “Tico” Pérez cumplió con la denominada “Ley del ex” y marcó el tanto de la igualdad para los nacionales.
Tras un primer tiempo opaco y de pelotazos, Táchira tuvo por lo menos tres opciones claras de gol pero Jeizón Ramírez y Luís Páez no supieron conectar de cabeza, más tarde el colombiano tuvo otra que no pudo concretar.
Para mayor calamidad el director técnico del Deportivo Táchira, Franceso Stifano, tuvo que lidiar con un cambio obligado, pues apenas a los 22 minutos el capitán aurinegro Daniel Benítez tuvo que dejar el campo por molestias en una de sus rodillas, la gravedad de su percance aún no se ha determinado pero el jugador mostró bastantes gestos de dolor. En su lugar ingresó Jonathan España.
Nacionales con dos menos
El mayor beneficiado fue el Atlético Venezuela, y no solo por haberse llevado un punto de San Cristóbal, sino también porque tuvo que jugar con dos hombres menos durante los últimos 18 minutos del partido, incluso fue dentro de ese periodo en que lograron anotar la diana del empate.
Cristian Alessandrini salió por doble amonestación al minuto 78, y Dimas Meza, quien entró como suplente al 78´, vio la cartulina roja al minuto 82.
Equipo sin rumbo
Táchira no muestra nada bueno; contrariamente proyecta ser un plantel cuyos jugadores no se conocen, por lo que salen a improvisar en el terreno de juego. Tampoco mantienen un claro orden de ideas ni definido estilo de juego. No tiene un referente ni jugador que se eche el equipo al hombro; deambulan sobre el campo y si le marcan, bien sea le empaten o se le vayan arriba en el pizarrón, la desesperación se apodera de sus piezas y simplemente no saben qué hacer.
Los goles
Al 59´ Vargas marcó de cabeza tras un centro desde un córner cobrado por Romerí Villamizar, mientras que el de la visita igualmente llegó de testa, luego de que Meza lanzará un centro desbordado que encontró al Tico Pérez y la mandó al fondo de las redes.
Favio Hernández