sábado 18 septiembre, 2021
InicioNoticiasCarrera por el octogonal hace pausa para dar paso al premundial de...

Carrera por el octogonal hace pausa para dar paso al premundial de Rusia

11.047 views

Táchira tiene mucho que mejorar para la recta final del torneo. (Foto/La Nación)
Táchira tiene mucho que mejorar para la recta final del torneo. (Foto/La Nación)

La carrera por el octogonal del Torneo Clausura hace una pausa para dar paso a las eliminatorias del premundial Rusia 2018, que celebrará las jornadas nueve y diez este jueves seis y el próximo martes 11 de octubre.

Este lapso de dos semanas de ‘descanso’ servirá de retiro para varios equipos que deben comenzar a revisarse, pensando en lo viene. Unos, los que batallan por no descender, buscarán levantar sus equipos y echar el resto en las últimas jornadas, tratando de que les alcance para conservar la categoría; mientras que otros, los que se enfilan al octogonal, apuntan a asegurar su puesto y sobre todo pulirse para luchar por el título en esa instancia.

En ambos grupos la entidad tachirense tiene dolientes. Ureña, que venció a Petare en condición de local el pasado fin de semana, puede respirar tranquilo en los próximos días, puesto que ese triunfo le sirvió para abandonar la zona roja del descenso. Su lugar lo tomó Estudiantes de Mérida, que cayó por goleada 5-0 frente al Zulia FC.

Al conjunto azucarero le restan tres partidos por disputar, uno pendiente con el Zamora, y los últimos dos del calendario ante Carabobo y Deportivo Anzoátegui, líder y octavo de la clasificación, respectivamente.

Entre tanto, el Deportivo Táchira es prácticamente un fijo a disputar el octogonal, muy a pesar de la derrota encajada –y por goleada- en la capital frente al Caracas. Los números le dan para llegar cómodo, aun así tiene motivos de sobra para preocuparse, todos relacionados con su bajo rendimiento futbolístico.

Y es que ese fue el análisis común entre los que pudieron narrar el partido desde el Cocodrilos Sport Park, donde se jugó a puerta cerrada. En el césped artificial Táchira existió por 34 minutos, hasta que el Caracas se adelantó de penal, luego quedó prácticamente desdibujado e inoperante, sin capacidad de respuesta pese a la juventud del encuentro.

La defensa, el medio campo y la delantera aurinegra transcurren en un eterno corto circuito, que preocupa el devenir del equipo para la liguilla final y también para los partidos que restan, en los que deberían sumar completo y ligar algún tropiezo del Carabobo, con el que discute en la acumulada su boleto a la Copa Libertadores. (MJS)

Artículo anteriorTodo se ha consumado
Artículo siguienteUna genialidad
- Advertisment -