Inicio Fútbol Un Super Bowl signado por el coronavirus lleno de curiosidades

Un Super Bowl signado por el coronavirus lleno de curiosidades

Un Super Bowl signado por el coronavirus lleno de curiosidades

Las apuestas para el Super Bowl entre Chiefs y Buccaneers sumarán “sólo” 4.300 millones de dólares, un 37 % menos que hace un año

El Super Bowl que disputan este domingo en Tampa los Kansas City Chiefs y los Tampa Bay Buccaneers, será una sombra económica de lo que normalmente es, con la presencia de una fracción de los espectadores habituales y las tradicionales apuestas reducidas un 37 % a 4.300 millones de dólares.

El mercado de los anuncios de televisión, se ha visto afectado a consecuencia del impacto del covid-19 en todo Estados Unidos. La cadena de televisión CBS tiene los derechos de transmisión del partido, por lo tanto serán los privilegiados en recibir centenares de millones de dólares ingresos en concepto de anuncios.

No en vano, el Super Bowl se ha caracterizado por ser el espacio más valioso de la televisión estadounidense, al aglutinar hasta 100 millones de telespectadores en el país.

Este año, CBS abrió el proceso de venta de cada 30 segundos de publicidad en unos 5,6 millones de dólares, lo que ya supone un descuento. Incluso han tenido que esforzarse y hacer descuentos adicionales para vender los espacios publicitarios semanas antes del evento, que en temporadas anteriores eran vendidas hasta 5 meses antes.

Casas de apuestas no arriesgan en el Super Bowl

Los que más van a resultar afectados por los efectos de la pandemia en el Super Bowl van a ser las casas de apuestas. La final del fútbol americano es uno de los días más importantes para el sector de apuestas deportivas en Estados Unidos. Tan solo el año pasado el evento generó 6.800 millones de dólares en apuestas.

Pero este año, la American Gaming Association (AGA) advirtió hace unos días que las apuestas sumarán «sólo» 4.300 millones de dólares, un 37 % menos que hace un año. A pesar de ello, AGA dijo que prevé que hasta 23,2 millones de estadounidenses apuesten dinero en el partido.

«La esperada caída en el conjunto de las apuestas del Super Bowl es casi en su totalidad causado por las restricciones de la pandemia, con las mayores caídas previstas en apuestas online y apuestas informales que se realizan en ambientes sociales», explicó AGA.

Y es que este año el número de grandes fiestas organizadas para ver la final en grupo serán muy inferiores a las de otros años por las restricciones que existen en la mayoría de los estados del país.

Un Super Bowl con menos público pero más solidario

No sólo habrá menos fiestas. El Super Bowl LV será la que tendrá menos público presente en la historia de la final. Aunque el estadio Raymond James de Tampa tiene capacidad para 65.000 personas, la organización ha decidido que sólo se permita la entrada a 22.000 personas.

Y de estas, 7.500 serán trabajadores del sector sanitario que han sido vacunados contra covid-19 y que han recibido una entrada de forma gratuita como forma de agradecimiento por su trabajo durante la pandemia.

El resto, 14.500, serán aficionados que han pagado su entrada y que han sido seleccionados a través de un sorteo.

Fuertes medidas de seguridad

Más de medio millar de agentes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU., además de fuerzas del FBI y de la Policía local velarán por la seguridad de la 55 edición del Super Bowl de la NFL, que se celebra este domingo en Tampa (costa oeste de Florida), sin que por el momento haya amenazas creíbles, informaron este jueves las autoridades.

Michael McPherson, jefe del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Tampa, dijo a los medios que hasta el momento no se han recibido amenazas por parte de extremistas locales o grupos terroristas que pongan en alarma a las fuerzas de seguridad, aunque recordó que «nuestra prioridad es la seguridad» de la gente.

En total, más de 70 agencias realizan ya tareas de seguridad en estos días previos al gran juego en la ciudad costera de Tampa, con calles transformadas por los numerosos conos de señalización, vallas de obras y señales.

Incluso efectivos de la Policía patrullarán las calles a caballo, y quien no tenga entrada para asistir al partido no podrá acercarse al estadio.

Con Rosalía en el aire, The Weeknd se prepara para una Super Bowl única

The Weeknd, el artista canadiense que será este año la estrella del medio tiempo del Super Bowl, la final de la liga de fútbol americano, puede tener a la española Rosalía como invitada según diversos medios, pero a falta de cuatro días para el evento no hay confirmación oficial.

Por ahora la Liga Nacional de Fútbol (NFL) solo ha anunciado a The Weeknd, Jazmine Sullivan y Eric Church, que cantarán el himno nacional estadounidense a dúo, y Gabriela Sarmiento Wilson, más conocida como H.E.R., que interpretará «America the Beautiful», como artistas de la LV Super Bowl, que tendrá lugar en Tampa (oeste de Florida) el 7 de febrero.

Si fuera así sería la segunda artista española en actuar en el descanso del Super Bowl. El primero fue Enrique Iglesias en 2000.

Los aficionados recibiran un kit contra el covid

Los 25.000 aficionados que asistirán este domingo al Raymond James Stadium de Tampa para presenciar el partido del Super Bowl entre los Kansas City Chiefs y los Tampa Bay Buccaneers recibirán un paquete de protección contra la covid-19, anunció este martes la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

El vicepresidente de comunicaciones de la NFL, Brian McCarthy, presentó a la prensa el contendido que será distribuido y cuyo uso será obligatorio en las tribunas: mascarilla, gel para manos y un protocolo impreso para los asistentes.

La alcaldesa de Tampa, Jane Castor, firmó una orden ejecutiva que ordena el uso de cubre bocas en el centro de la ciudad, los vecindarios adyacentes l Raymond James Stadium y en lugares turísticos.

 

Otras curiosidades del Super Bowl 5

Una Super Bowl inédita

Se trata de la primera vez que los Tampa Bay Buccaneers y los Kansas City Chiefs se ven las caras en una Super Bowl. La última vez que se enfrentaron fue en la jornada 12, con victoria para los Chiefs por 27-24. Además será la primera vez en la historia que un equipo juega la Super Bowl en su propio estadio.

La Décima de Brady

Tom Brady estará en su décima Super Bowl, estableciendo así un nuevo récord de partidos por el título jugados. Si ganase, se convertiría en el primero en conseguir siete campeonatos. Además, a sus 43 años, Brady jugará su tercera Super Bowl pasados los 40, algo que nunca antes ha conseguido nadie.

Mahomes, a por el récord de juventud

Patrick Mahomes, estrella de los Chiefs, podría convertirse en el quarterback más joven de la historia en ganar varias Super Bowl.

La primera mujer en pitar una Super Bowl

Carl Cheffers será el árbitro principal del partido y tendrá en su equipo de colegiados a Sarah Thomas, la primera mujer en la historia de la NFL en pitar en una Super Bowl.

Los Chiefs, favoritos

Los Kansas City Chiefs parten como favoritos en las apuestas, tres puntos por encima de los Buccaneers en William Hill Sportsbook.

Aforo limitado

Con motivo de la crisis sanitaria por Covid-19, sólo habrá 22.000 espectadores en las gradas de un Raymond James Stadium que ocupará sólo un tercio de su capacidad. Un total de 7.500 aficionados serán sanitarios vacunados invitados por la NFL.

Precio de las entradas

Las entradas van desde 365.000 dólares la más cara a 5.900 la más barata, y según CBS ya están todas vendidas. Un auténtico dineral comparado con los 12 dólares que costaban las entradas de la primera Super Bowl de la historia, en 1967, que equivaldrían a unos 90 dólares de la actualidad.

Los anuncios de la Super Bowl…

El canal CBS ha sacado a subasta el primer anuncio televisivo de la Super Bowl. Será de 30 segundos y la puja empieza en 5.6 millones de dólares, que es el precio medio de un comercial de la misma duración durante la Super Bowl del año pasado. Incluir un anuncio en el streaming de la CBS supondrá un coste extra de 300.000 dólares para cualquier marca que quiera aparecer en la retransmisión por Internet. El primer anuncio de la Super Bowl de 1967 costó 37.500 dólares.

Y los grandes ausentes

Coca-Cola, Pepsi y Budweiser no se anunciarán en la Super Bowl por primera vez en 37 años. Dichas compañías han informado que emplearán el presupuesto para publicidad para otras iniciativas. En lo referente a otros ‘clásicos’ como las compañías del motor, Hyundai tampoco se anunciará, pero General Motors aprovechará para promocionar sus nuevos motores eléctricos y Toyota recurrirá a la historia de superación de la nadadora Jessica Long.

Alitas de pollo, la comida de la Super Bowl

La cadena de restaurantes Applebee’s regalará 40 alitas de pollo en los pedidos de comida a domicilio superiores a 40 dólares durante la noche de la Super Bowl. Si el partido se va a la prórroga, la cadena Buffalo Wild Wings regalará seis alitas de pollo a todos sus clientes de Estados Unidos y Canadá el próximo 22 de febrero. Durante la Super Bowl del año pasado se estima que se comieron 1.400 millones de alitas de pollo en todo Estados Unidos.

Agencias