Inicio Fútbol Colombiano Luis Díaz deslumbra en la Champions League

Colombiano Luis Díaz deslumbra en la Champions League

Colombiano Luis Díaz deslumbra en la Champions League
Colombiano Luis Díaz deslumbra en la Champions League

Lusi Díaz lo hizo todo bien en la victoria de Liverpool en casa de Benfica, por la ida de los cuartos de final de la Champions League.

En el primer tiempo asistió a Mané para el 1-2 parcial pero en el 81 se puso el traje que había llevado en su regreso a Portugal y los puso a todos a sus pies.

El colombiano recibió un pase profundo, ganó espacio y soltó un riflazo inatajable para el 1-3.

Disfrute la magia del orgullo de la Guajira

Socio y definidor: así influyó Díaz en Liverpool, firme en Champions

Luis Díaz se había reservado, después del trago amargo de la eliminación del Mundial de Catar con Colombia, para la cita en Lisboa este martes: Benfica vs Liverpool, partido de ida de cuartos de final, Champions League.

Fue titular y se vistió esta vez de socio y también de goleador, en una victoria 1-3 que comenzó cómoda, pero acabó siendo muy exigente, muy complicada de mantener.

En esos primeros 15 minutos en los que se recostaba el ataque a la derecha, Díaz se animaba en alguna tímida salida y metía un buen centro que no lograron atrapar Mané ni Salah. A la fiesta del gol de Konaté no faltó el guajiro, quien gestaba la opción de Keita que debió ser el segundo tanto, pero el tiro le salió desviado.

Debió celebrar el colombiano a los 22 cuando Keita lo encontró libre por el medio y le sirvió un pase divino, que quiso resolver el atacante con un globo bien controlado (adivinado) por el arquero.

Y entonces como no podía llegar al gol, lo servía a un compañero: a los 34 minutos tomó un gran cambio de frente de Salah y se lanzó en el área para asistir a Mané, quien le cedió la celebración al sonriente colombiano, con alguna duda por una posible revisión del VAR que Díaz sabía que no arruinaría el gol porque partía habilitado.

A los 38 le pedían pase pero él encontraba espacio, se tiraba más al medio y metía un remate al que le faltaron centímetros de dirección: tenía que hacer la suya.

Para el complemento el cansancio propio se combinó con el descuento rápido de Benfica, a través de Núñez, y la obligación de redoblar esfuerzos para volver a hacer daño. Ayudó que aparecieron Jota y Firmino en vez de Mané y Salah y fue el guajiro el que apareció en el medio del área, maniobra de distracción para los centrales portugueses.

Se perdía el colombiano el tercer gol a los 81 cuando Henderson le daba una gran asistencia… y retumbaban las palabras de Klopp sobre lo que necesita trabajar el colombiano en la definición para ser aún más completo.

Se reservó para el final, para agradecer el voto de confianza de su DT, el delantero guajiro, quien aprovechó el servicio de Keita a los 87 minutos para definir en la suya: ganó espacio, se alejó del marcador, midió al portero y le metió un riflazo inatajable, un golazo para espantar las dudas sobre su capacidad de definición y darle la calma que necesitaba Liverpool para la revancha del 13 de abril, en Anfield.

Es un jugador de equipo muy solidario y a la vez un definidor solvente. Cada día se perfecciona y es un hecho que no le pesa ni el escenario ni la competencia. Ser el gran fichaje de uno de los mejores clubes del mundo es un saco que le ajusta perfecto.

Muestra de afecto de Mané a ‘Lucho’ Díaz

Después de haber sido suplente el fin de semana por Premier League, ‘Lucho’ tuvo el visto bueno de Jürgen Klopp para ser inicialista en Lisboa junto a Sadio Mané y Mohamed Salah en el trío de ataque.

Y fue una noche de fantasía. El guajiro asistió a Mané en el primer tanto y anotó el tercero para sellar la victoria. Rendimiento sensacional.

Terminado el encuentro, Díaz atendió a la prensa en zona mixta. Aprovechando que ya lo conocían, respondió unas cuantas preguntas de los medios locales. Todo iba bien, pero una curiosa situación interrumpió todo.

El ex-Junior estaba hablando hasta que Mané se le acercó, lo abrazó y le dio un beso. Por supuesto se escaparon unas carcajadas, el periodista le bromeó y todo continuó.