miércoles 28 octubre, 2020
Inicio Fútbol César Luis Menotti: "En el fútbol de hoy vale más un camerunés...

César Luis Menotti: «En el fútbol de hoy vale más un camerunés que un argentino»

2.130 views

Sea por su trayectoria, su años ligados a la cancha, el título mundial de 1978 o simplemente por su manera de entender el juego del balón, el «Flaco» ha sido a lo largo de su carrera un referente en el fútbol mundial.

Pero ahora su palabra tiene aún más resonancia cuando se trata del complejo presente que vive la Albiceleste.

El legendario técnico fue nombrado esta semana como director de selecciones de la Asociación de Fútbol Argentino, la AFA, con el objetivo de enderezar el rumbo de una equipo que salió por la puerta de atrás del pasado Mundial de Rusia y que no celebra un título en más de 25 años.

Un desafío que Menotti asume consciente de la realidad que vive el fútbol de su país.

Así lo reconoció a pocos días de asumir su nuevo cargo en conversación con BBC Mundo, mientras se tomaba un café en pleno centro de Buenos Aires en el bar Saint Moritz, donde se sienta siempre en la misma mesa, como si fuera un banquillo.

Parafraseando a Carlos Gardel podríamos decir «36 años no es nada», en referencia a los años que usted estuvo ausente de la selección…

¡En realidad son muchos! (ríe). Mi objetivo será el de ayudar a todos gracias a una experiencia en la cancha de 70 años para que volvamos a recuperar la identidad futbolística de este país.

En la senda del éxito se ha perdido la esencia del juego, y eso que se ha llegado muy cerca y con mérito a la victoria.

El tema es que hoy los jóvenes se van muy pronto de Argentina, y sobre todo los vendemos mal. Y lo mismo pasa con Uruguay.

Brasil es la excepción porque consigue vender a 40/50 millones, por no hablar de Neymar que salió por 100.

¿Cómo es posible que Argentina no encontró ni el buen juego ni la victoria pudiendo disponer de un jugador como Messi?

¡Pero Messi no es un equipo de fútbol! Si Messi jugara en el Verona o en el Alavés no sería campeón.

Messi es el mejor jugador del mundo pero necesita una orquesta, no puede tocar el bandoneón, el contrabajo, el violín y la trompeta.

Se trata de un jugador que además de ganar partidos ayuda a que su equipo gane pero Messi no defiende, no cierra en los córners. Pero si no hubiésemos tenido a Messi por ahí ni hubiésemos clasificado al último mundial.

¿Puede ser que la diferencia entre él y Maradona sea principalmente en el carácter?

Maradona fue un fuera de serie, un monstruo. No merece ninguna comparación porque los tiempos son diferentes.

Diego hubiese sido mucho más con este reglamento de hoy. A Diego lo marcaban al hombre, le pegaban un montón…

¿Tuvo la impresión que la carrera de Maradona fue más corta de lo que hubiera podido ser?

Sin duda. A Diego lo asesinó la FIFA en el mundial de 1994. Él mismo lo dijo con su mejor frase de siempre «me cortaron las piernas», que fue como si a un músico le quitaran el violín por tomar un medicamento con efedrina.

Y lo arruinaron. Porque si no le hubieran hecho esto a Diego, él habría jugado hasta los cincuenta años gracias a su capacidad única de recuperarse de las lesiones.

Sin embargo parece que es imposible huir de algunas comparaciones en el fútbol.

Bueno es que siempre fue así. Primero fue Pelé con Di Stefano, después Cruyff con Pelé, después Messi… Lo que sí es que los cuatro reyes del fútbol fueron Pelé, Di Stefano, Cruyff y Diego. ¿Será Messi el quinto?

Hablando de mundiales. Usted fue el técnico de Argentina en dos ediciones: la del 1978, que se ganó sin Maradona, y la de 1982, en la que con Maradona no pasaron de la segunda fase.

El fútbol es así. Para ganar un mundial hay que tener buenos jugadores, un buen entrenador y por supuesto mucha suerte.

Como la que tuvo Italia, que ganó ese mundial con una suerte impresionante.

En el fútbol como en la vida la suerte es fundamental. Pero hay que jugar también, por supuesto. La suerte hay que ir a buscarla.

Usted lleva diez años sin entrenar. ¿Cuándo es que perdió las ganas de hacerlo?

¡Nunca! Perdí las ganas de convivir con la AFA desde el año 1982 hasta que me llegó esta propuesta. Manosearon y maltrataron a muchos entrenadores. Además había un cuadro que era mío ahí en el predio y que no me lo querían dar.

Leer completo en BBC