Inicio Curiosidades ¿Habrá venganza?: La historia del jugador del Manchester United que acabó con...

¿Habrá venganza?: La historia del jugador del Manchester United que acabó con la carrera del padre de Erling Haaland con el Manchester City

No es la primera vez que el apellido Haaland está grabado en una camiseta del Manchester City. A finales de los 90, el padre de Erling, Alf-Inge Haaland, vistió la camiseta de los Citizens y estuvo envuelto en una pelea con Roy Keane, polémico mediocampista del Manchester United, y quien acabó con la carrera del jugador del City.

En 1997,en el partido entre Manchester United y Leeds United, Keane y Haaland, quien jugaba en el Leeds, estuvieron involucrados por primera vez. Keane intentó atacar y entrar al área, pero fue detenido por Haaland y le robó el balón. Cuando el irlandés del United intentó recuperarse, su pie se quedó atascado y sufrió una rotura de ligamentos que le apartó por toda la temporada con los Red Devils.

Mientras se llevaban a Keane en camilla para ser retirado del partido y se retorcía de dolor, el padre de Erling se acercó a su camilla y le dijo que estaba fingiendo su lesión y se burló del dolor del irlandés, un detalle que no pasaría por alto.

Cinco años después, cuando Erling Haaland tendría dos años de edad, su padre jugaba en el Manchester City y Roy Keane continuaba en el Manchester United, una oportunidad perfecta para su venganza.

En los primeros minutos del encuentro, un balón disputado que caería en los pies de Haaland, Kean aprovechó y le dio una de las peores patadas posibles al noruego con el que lo sacó del partido y acortó su carrera considerablemente.

Keane recibió la tarjeta roja directa y recibió una pequeña multa de 5,000 libras, una suma corta ante la gravedad de la patada contra el jugador noruego del Manchester City. Luego de eso Haaland no volvería a disputar 90 minutos en un partido con el City y se retiraría a la corta edad de 30 años.

“Había esperado mucho tiempo. Le golpeé jodidamente duro. El balón estaba allí, creo: ‘Toma esta, bastardo. Y no vuelvas a mirarme burlándose de falsas lesiones”, expresó Keane sobre ese golpe en su autobiografía.

“Y que no se pare nunca más sobre mí con desprecio hablando de lesiones falsas. Incluso en el vestuario después, yo no tenía remordimientos. Mi actitud fue, ‘a la mierda con él’. Lo que va, vuelve. Se puso sus recompensas sólo. Él me pegó a mí una y mi actitud es ojo por ojo”, describió el irlandés.