Rubio vivió la gran fiesta del ciclismo panamericano

viernes 20 mayo 2016

Por unos minutos la carrera transitó entre el espectáculo deportivo y la protesta contra el Gobierno nacional. (Foto/Jorge Castellanos)

31 views

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

No todos los días se puede montar un Campeonato Panamericano de Ciclismo; y en el caso de Rubio, la capital del municipio Junín, por primera vez vivió en todo su esplendor esta fiesta del deporte continental.
Una labor de orfebres, de más de seis meses de intenso trabajo, con 75 personas con la mayor responsabilidad, encabezadas por el alcalde Yobel Sandoval y el respaldo del gobernador del estado, José Gregorio Vielma Mora, primera autoridad del estado, se encargaron de decirle al mundo de todo lo que es capaz el laborioso pueblo del estado Táchira.

Ya la afición rubiense había vivido un espectáculo similar en varias ediciones de la Vuelta al Táchira, donde estuvieron involucradas las fuerzas vivas de la “Ciudad Pontálida”, amén de estudiantes, niños, jóvenes, adultos y hasta los abuelos en el pasado con la alcadesa Mercedes Chapeta, quien también le dio el espaldarazo al deporte y ahora con nuevas autoridades municipales, todos dándole renombre a su pueblo natal.

Atletas de 18 naciones, en las dos ramas, aunado a otras personalidades del ciclismo mundial fueron testigos de todo lo que siente y vive la afición del Táchira cuando se trata de un evento de esta naturaleza, sin desperdicio, para guardarlo en la retina y en la mente hasta la eternidad.

Presente lo extradeportivo
En lo deportivo, se vivieron 4 horas de intenso batallar, los valientes ruteros y ruteras en busca de los puestos de honor, sacando la mejor tajada los colombianos, con la conquista de 2 medallas de oro, 2 de plata y 2 de bronce, corroborando una vez más que la nación neogranadina es potencia en el contexto internacional.

Hubo el tránsito de los actores deportivos por las avenidas Las Américas y “Jackson Rodríguez”, recibiendo el aplauso y el cariño de los aficionados, que ataviados con ropas alusivas al espectáculo y banderas de Venezuela y naciones invitadas le dieron un matiz a la competencia.

El agua bendita caída del cielo no podía faltar para refrescar a ciclistas y aficionados, que en nada opacó el espectáculo… Nadie se movió de su puesto, estoicos esperaron hasta que se dio el último pedalazo, final de la prueba Elite masculino.

La protesta, el pan de cada día en Venezuela no podía faltar, personas de todos los estratos sociales, con pancartas, incluso cacerolazos y llamados al Gobierno nacional por la grave crisis que vive el país se hicieron presentes a lo largo del circuito, sin que se presentara algo que lamentar.

Hubo hermandad, el deporte unió al pueblo, esta vez a los habitantes del municipio Junín, que sin distingos de credo político y religión, consientes todos de lo que se vive en el país, no obstante hicieron un paréntesis para ser testigos de una fiesta deportiva continental, en esta ocasión relacionado con el ciclismo, deporte rey por excelencia en el Táchira, al igual que el fútbol.

El mundo, a través de los medios internacionales que cubrieron las incidencias del Campeonato Panamericano, sin duda que se llevan en su mente y el corazón las dos caras de la moneda; por un lado el espectáculo deportivo, algo pocas veces visto en otros lados del continente; y por el otro, el llamado que hicieron un grupo de personas al mundo, allende de las fronteras patrias, de la crisis que ahora vive Venezuela.
Homero Duarte Corona

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on skype
Skype