La recurrente presencia de Ruberth Morán junto a Jorge Silva, presidente del Deportivo Táchira, en los estadios donde el aurinegro ha jugado los últimos partidos del octogonal, tiene encendida la crítica en San Cristóbal, que asegura que el ex jugador vendría por el cargo de Carlos Maldonado.

Inmoral, antiético, falta de respeto, etc., son algunos de los adjetivos calificativos que se han lanzado contra Morán por diferentes vías y medios; en un contacto con Diario La Nación, el ex jugador sólo se limitó a decir que todos “están errados”, al tiempo que reconoció que sí viene al Deportivo Táchira pero no como director técnico.

“Ya se encargará la directiva de anunciar oficialmente mi función en el equipo. Estoy sujeto a las instrucciones del señor Jorge Silva”, dijo Morán, que llegó hoy a la capital tachirense.

(Redacción)