Pretemporada calienta Apertura muy especial

1293
Deportivo Táchira se reforzó con jugadores en el rango de sus exigencias, aunque se quedó corto en sus pretensiones. (Foto/Cortesía DT)

Deportivo Táchira se reforzó con jugadores en el rango de sus exigencias, aunque se quedó corto en sus pretensiones. (Foto/Cortesía DT)
Deportivo Táchira se reforzó con jugadores en el rango de sus exigencias, aunque se quedó corto en sus pretensiones. (Foto/Cortesía DT)
La etapa de pretemporada en el fútbol –o cualquier otro deporte- no sólo permite colocar a tono a los atletas en lo deportivo para la eventual competencia, sino que también comienza a calentar la escena por los actores que se van sumando a ella.
Algo así es lo que sucede en este momento en el entorno del balompié rentado nacional, en la previa de la temporada 2017, que inicia el próximo 29 de enero, en razón de los nombres que reaparecen en el concierto futbolístico y que hacen prever -al menos- un Apertura muy especial.
Cuando se creía que sería el Deportivo Táchira el equipo de los fichajes rimbombantes, ha sido el Zulia FC el que ha dado el golpe sobre la mesa con la traída de Juan Arango, el histórico volante de la Vinotinto, que regresa al fútbol de casa luego de 16 años en el exterior.
César Farías, presidente del conjunto petrolero, ha dicho que su equipo deja de ser “el nuevo Zulia” para convertirse en “el gran Zulia”, y bajo esa premisa incorporó también a la perla marabina Yohandry Orozco y al emblemático guardameta Renny Vega, quedando a la espera de otro refuerzo: un jugador africano, con experiencia en la selección de Costa de Marfil. Aunado a ello, la era “grande” comenzará con el técnico Daniel Farías, campeón con Táchira en el 2015, a la cabeza. Con estos ingredientes, el Apertura ya no será normal.
El retorno de César “Maestrico” González, otro exaurinegro, también llama la atención, sobre todo porque se esperaba de vuelta en San Cristóbal y terminó recalando en el Deportivo La Guaira, luego de una breve pasantía por el Curitiba de Brasil. El volante suma prestigio al club que, de nuevo bajo la dirección de Eduardo Saragó, buscará ser más que animador protagonista.
Carlos Javier López, pese a ser argentino, es un referente en el balompié profesional venezolano. La entrega y profesionalismo mostrado en su paso por clubes como Zamora, Táchira y Anzoátegui lo convierten siempre en un fichaje de peso. Tras salir del país por diferencias en el conjunto oriental, el sureño retorna a reforzar la plantilla de Mineros, que depositó su confianza en un cuerpo técnico joven, liderado por el tachirense Juan Domingo Tolisano, y se quedó con el ariete Richard Blanco, pretendido por el aurinegro en su momento, con lo cual aspira batallar en grande para volver a la élite.

Mucho ruido
y pocas nueces
Como se dijo al principio, en este período de transición de campeonato, era el Deportivo Táchira el equipo que más prometía. Fuera de la contratación del técnico Santiago Escobar, la directiva aurinegra prometió buscar los mejores refuerzos en el mercado para llevar al equipo a la instancia de grupos de la Copa Libertadores y si bien los jugadores que han llegado están en el rango de exigencia, la dirigencia ha pecado en hablar de más, generando suspicacia en la afición.
Se hizo mucho ruido con el interés por Richard Blanco, se dio por segura su llegada aún sin firmarlo. Al final el atacante se decantó por Mineros. Apostó por Arango. Trajo a Jhon Chancellor y este se fue a los pocos días, dejando la sensación de usar a Táchira como puente de salida al exterior, donde fichó con el Delfin SC de Ecuador, tras una transacción de la que pocos detalles se ventilaron.
En la presentación del nuevo cuerpo técnico, se habló de la continuidad de jugadores referentes, entre ellos Giancarlo Maldonado; sin embargo, el delantero terminó marchándose por no llegar a un acuerdo con el equipo.
Sebastián Ayala, una promesa del fútbol colombiano, ficha de La Equidad, rechazó oferta de Táchira, donde ya se hablaba de inminente llegada.
Al final, luego de mucho buscar, la dirigencia atigrada pudo quedarse con los servicios del delantero paraguayo Víctor Aquino, proveniente de Deportes Tolima, donde no vio muchos minutos; y de Pedro Ramírez, el volante barinés, cedido por el Sion suizo.
El nuevo inventario del conjunto aurinegro lo completan jugadores tachirenses de experiencia, como: Daniel Valdés (arquero), Daniel Benítez (defensa), Laynecker Zafra (defensa) y Juan Carlos Mora (mediocampista), además de Giovanni Romero (defensa), Rohel Briceño (defensa) y Jesús Patoncito González (delantero). (María José Salcedo)

Compartir