martes 28 septiembre, 2021
InicioNoticias“Lilibeth es artífice de su propio desempeño”

“Lilibeth es artífice de su propio desempeño”

288 views

Lilibeth Chacón ha demostrado que el nivel del ciclismo venezolano no está tan lejos del colombiano. (Foto/La Nación)
Lilibeth Chacón ha demostrado que el nivel del ciclismo venezolano no está tan lejos del colombiano. (Foto/La Nación)
Dos podios internacionales en menos de un mes. Uno de ellos, un tercer lugar en el Tour Femenino de Colombia y otro nada menos que el subcampeonato de la I Vuelta a Colombia Femenina, más los premios de montaña de ambas carreras. Con estas conquistas, la tachirense Lilibeth Chacón cierra un 2016 que vino de menos a más para ella, en el año que marcó su regreso a las competencias, tras una sanción por doping.
Su actuación merece aplausos de pie, sobre todo cuando lo alcanzado fue producto del esfuerzo propio. No hay terceros que merezcan reconocimiento en los triunfos de la corredora, que prácticamente ha sido despreciada por la dirigencia deportiva regional y nacional.
Édgar Da Silva, entrenador tachirense al servicio de Yaracuy, no oculta la satisfacción que le producen las conquistas de su paisana, que también fue adoptada por su organización, luego de que en su estado natal no se le brindara ningún tipo de ayuda oficial.
“La trajimos con el ánimo de rescatarla”, apunta Da Silva, aunque lo único que reposa en Yaracuy es la ficha deportiva de la corredora, que en el país se entrena por su cuenta en San Cristóbal.
Y en ese aspecto hace especial énfasis para asegurar que “Lilibeth es la artífice de su propio desempeño. “Ella, como atleta élite consumada, es autodidacta en su entrenamiento, yo apenas le doy algunas luces de lo que debe hacer, la asesoro, pero ella es la responsable de su preparación”, explica el entrenador.
“Si me preguntas a cuántos entrenamientos fui con ella, te digo que a ninguno; sin embargo, sí sé todo lo que está haciendo”, añadió Da Silva, quien espera que así como él mantiene la distancia y respeta el logro individual, lo hagan otros entrenadores y dirigentes, “algún otro entrenador que quiera venir a darse golpes de pecho, o decir que ese es su triunfo también, está mintiendo”, sostuvo.
Recuerda que cuando Lilibeth le contó que tenía posibilidad de correr en Colombia, “algo para lo que ella también fue autónoma, le sugerí que comenzara a hacer más montaña, más fondo; le di más o menos las pautas y ya”.
A su lado cuando
más lo necesitó
Pero cuando Lilibeth más necesitó una mano amiga, fue ahí cuando estuvo Da Silva. Durante los dos años de sanción “fue más importante mi labor, pues era fundamental que mantuviera la concentración, que no le diera por retirarse, por casarse, convertirse en mamá o dejar el ciclismo. Era más difícil eso, ahí sí la apoyé bastante”, contó el entrenador.
“Estuvimos pendientes de que no se engordara, que mantuviera el peso, de hacer sus evaluaciones, y sobre todo de mantenerle siempre claro que estaba impedida de competir, mas no de entrenar”, dijo el entrenador.
Mientras Lilibeth corría la Vuelta a Colombia, Da Silva estaba al frente del equipo de Yaracuy en la Vuelta al Zulia, pero eso no le impidió seguirle la pista. A través de las redes sociales se mantuvo al tanto y casi que en tiempo real.
El segundo lugar de la tachirense en el giro colombiano, “contrario a lo que muchos piensan, brinda una alegría porque deja ver el potencial del ciclismo femenino en Venezuela, que no está muy lejos del que tiene el vecino país. En mujeres, Lilibeth ha demostrado que haciendo las cosas bien, podemos estar a la par”, sostuvo el entrenador. (MJS)

- Advertisment -