Halep y Wozniacki juegan por el Abierto de Australia y el número 1 mundial

(FILES) This combination of file photographs created on January 25, 2018, shows (R) Romania's Simona Halep as she hits a return against Germany's Angelique Kerber during their women's singles semi-finals match on day 11 of the Australian Open tennis tournament in Melbourne on January 25, 2018 and (L) shows Denmark's Caroline Wozniacki as she hits a return against Belgium's Elise Mertens during their women's singles semi-finals match on day 11 of the Australian Open tennis tournament in Melbourne on January 25, 2018. Simona Halep survived a three-set thriller against Angelique Kerber to set up a winner-takes-all Australian Open final against Caroline Wozniacki, on January 27, 2018, where the number one ranking will be on the line. / AFP PHOTO / SAEED KHAN/PETER PARKS / -- IMAGE RESTRICTED TO EDITORIAL USE - STRICTLY NO COMMERCIAL USE --

La larga espera por ganar un Grand Slam finalizará el sábado para una de las dos pretendientes a conquistar el Abierto de Australia, la rumana Simona Halep (N.1) y la danesa Caroline Wozniacki (N.2), que además se disputan la primera plaza mundial.

Ambas jugadoras tienen un perfil similar. Experimentadas, compiten el circuito desde hace más o menos una década y solo se llevan un año, Halep tiene 26 y Wozniacki 27.

Pero por el momento han tenido que contentarse con trofeos relavitamente secundarios, 16 para la rumana y 27 para la danesa, que ya rompió esta línea en octubre al ganar el Masters.

Ambas jugarán el sábado su primera final en Melbourne y la tercera de Grand Slam.

La danesa ganaría su primer grande en su 43ª participación, lo que la situaría en cuarta posición en las campeonas más ‘tardías’ de la historia, mientras que la rumana compite en un Grand Slam por 31ª ocasión.

También coinciden en haber ocupado la primera plaza mundial sin haberse coronado en el Grand Slam. Ahora es la rumana la que está en lo alto de la lista WTA, mientras que la danesa lo estuvo hace ocho años, en 2010. En caso de triunfo el sábado recuperaría el puesto de honor.

En sus dos finales de Grand Slam precedentes, ambas en el US Open, Wozniacki no tuvo mucho que reprocharse. En 2009 sufrió el regreso al primer plano de Kim Clijsters y en 2014 cayó ante su amiga, la intocable Serena Williams.

Salvando bolas de partido

Halep, por su parte, perdió en Roland Garros 2014 su primera final grande ante Maria Sharapova, y volvió a caer en el mismo escenario en junio ante la letona Jelena Ostapenko.

En Melbourne las dos rivales han tenido recorridos complicados, salvando pelotas de partido en su ruta. Wozniacki lo hizo en la segunda ronda ante la croata Jana Fett (perdía 5-1, 40-15 en el último set) y Halep en dos ocasiones. Primero ante la estadounidense Lauren Davis (tres bolas de partido consecutivas con 0-40) y en semifinales ante la alemana Angelique Kerber (dos bolas).

Para completar la epopeya, la rumana se dobló un tobillo en el primer partido. Desde entonces ha jugado con una protección.

En lo tenístico, Halep cuenta con su capacidad para defender y correr por todo el campo, aunque ante Kerber destacó por su ofensiva desde el fondo de la pista (50 golpes ganadores), mientras que Wozniacki apuesta por la regularidad desde el fondo y su capacidad para cometer pocas faltas, sin tener ningún golpe ganador.

Será el sexto partido entre las dos jugadoras. Wozniacki domina el duelo 4-2 y ha ganado los tres últimos partidos, incluyendo dos en 2017.

(AFP)