Futgol

609

EL FÚTBOL, DEPORTE rey en el mundo, tiene mucha tela de dónde cortar, se puede tocar cualquier tema, no importa si regional, nacional e internacional, pero siempre es materia digna de comentar. VALE LA pena revivir el caso del joven jugador Jan Hurtado, un muchacho de extracción humilde nacido el 5 de marzo del año 2000 en la población de El Cantón, estado Barinas, quien empezó a tocar el balón en los potreros de su pueblo natal y de allí fue llevado a las categorías menores del Deportivo Táchira, donde fue haciendo carrera hasta convertirse en figura en el concierto nacional e internacional, con calidad de exportación. PESE A su corta edad, el larguilucho jugador comenzó a mostrar el gran futuro que se le avizoraba, fiel reflejo de ello su llamado a la selección nacional, no sin antes debutar en la Primera División del aurinegro, divisa en la que anotó varios goles en el campeonato rentado nacional, también en la Copa Libertadores de América, eventos que le valieron su participación con la Vinotinto en el Mundial de Corea del Sur, categoría Sub-20, cita en la que el elenco patrio se alzó con el subcampeonato. Y PRECISAMENTE fue luego de la justa universal que el atacante empezó a vivir un calvario, el cual se mantiene intacto, sin que se avizore una solución, una verdadera novela al estilo Corín Tellado, un culebrón, donde el jugador ha sido el gran perjudicado. UNO Y mil comentarios al respecto, con su padre como uno de los protagonistas, pues de acuerdo a lo que se conoce en los corrillos deportivos, ha sido el progenitor de Hurtado, sin proponérselo, tal vez, uno de los culpables que el muchacho se encuentre inactivo desde más de seis meses. PRODUCTO DE su buen talante, ha marcado una cantidad de goles en su paso por las categorías menores y también en el fútbol profesional, su primer tanto frente al Real Frontera de San Antonio del Táchira en la Copa Venezuela de 2016. SU DEBUT allende las fronteras patrias se llevó a cabo en el Sudamericano de Chile, categoría Sub-17, contienda en la que profanó las redes contrarias en par de ocasiones en los 8 partidos que estuvo en el campo de juego; al término del evento, Venezuela concluyó en el 5to lugar. EL MISMO año, y gracias a lo hecho en justa continental “austral”, el seleccionador nacional Rafael Dudamel lo convocó para que formara parte del combinado patrio de la categoría Sub-20 para el Mundial de Corea del Sur. NO SALIO de titular en ningún compromiso, sin embargo, en los 5 encuentros en los que ingresó del banco anotó un gol, suficiente para que los ojos del mundo deportivo colocaran las miradas en el joven delantero. ANTE LAS buenas hechuras mostradas con la casaca de la Vinotinto, un emisario del equipo Frankfurt de Alemania de la Primera División se interesó en el jugador llanero, ofreciéndole a su padre por la ficha una tentadora oferta de 1.800.000 euros, suma que no tomó en cuenta el progenitor de Hurtado, pues según él, su retoño costaba mucho más, muy superior a lo ofrecido por el “teutón”.

YA DE regreso a Venezuela se da inicio a una pugna entre el señor Hurtado, dueño de los derechos del jugador y por ende de su propio hijo, y la directiva del Deportivo Táchira, específicamente su propietario y presidente Jorge Silva. NO HUBO forma de llegar a un acuerdo entre las partes, por los lados del club aurinegro no dieron un paso atrás en el sentido de que Jan Hurtado continuara vistiendo la casaca aurinegra al menos por un año, merced de ser los dueños de la ficha o pase como dicen en otras países, pero por encima de todo el hecho que el jugador se hizo como tal en las canteras del ocho veces campeón venezolano. DE ACUERDO a la investigación periodística que se hizo para el momento que se inició el litigio, el señor Silva ofreció el aumento de sueldo y otras prebendas más, algo que no llenó las expectativas de los representantes del juvenil delantero, que trajo como consecuencias que se “trancara” el acuerdo y, lo más grave, por una parte el equipo no tomó más en cuenta al jugador para los partidos de los torneos regulares del país, lo dejó a un lado, y por el otro, su representante se lo llevó a Colombia, donde están los familiares más cercanos del atacante, convirtiendo esta historia en todo un manto de misterio. POR PARTE del mandamás del amarillo y negro existe la mejor voluntad para que el jugador regrese al equipo, con la diferencia que cuando se inició el problema Hurtado aún no había cumplido la mayoría de edad -cumplió 18 años el pasado 5 de marzo-, siendo su padre quien decidía cualquier situación de tipo laboral y deportiva. YA MAYOR de edad, el panorama puede cambiar, pues el propio Hurtado tiene poder de decisión, lo cual llevaría a que se “ablandara” un tanto el problema entre su padre y la dirigencia del Deportivo Táchira. AMANECERÁ Y veremos dijo un ciego, sin que jamás volviera a ver la luz del día. PERO OJALA, para bien de las partes, sobre todo para Jan Hurtado, quien tiene un futuro realmente halagador, que sea su padre el primero que cambie de actitud, que de una vez por todas entienda que está cometiendo un error, que primero su muchacho madure como jugador y por consiguiente se valorizará mucho más. YA CONVERTIDO en un elemento de primer nivel le van a sobrar las ofertas de cualquiera de los grandes clubes del mundo. EN LO personal hemos insistido una y mil veces a través de cualquier fórmula para hablar con el jugador, con su padre o con alguien que sepa de su paradero, sin que a la postre hayamos logrado el objetivo. PARA EL fútbol tachirense, pese a que Hurtado no es nacido en esta tierra, es un orgullo que el jugador haya salido del Deportivo Táchira y por consiguiente lo que logre en el contexto internacional es el fútbol venezolano el gran beneficiado.

EN  EL TEMA Deportivo Táchira, es materia que también está en el tapete, producto de la situación que vive el equipo en el Torneo Apertura, temporada 2018, una campaña nada productiva, muy gris si se quiere, un discreto puesto doce en la tabla general de posiciones que ahora mismo tiene al equipo fuera del grupo de los ocho, los opcionados a la liguilla final que irán tras el título y por ende alcanzar el primer cupo para la Copa Libertadores de América 2018. YA HABRÁ tiempo y espacio para seguir hablando del ocho veces campeón del fútbol rentado venezolano. EN LA gráfica, Jan Hurtado celebrando uno de los tantos goles que anotó con el Deportivo Táchira.

Homero Duarte Corona