El Madrid no se movió en el mercado invernal

161
(Foto/La Nación) Zidane se encuentra en el ojo del huracán.

Resulta tan curioso como real lo de este mercado de fichajes invernal en el que todos se han movido menos el Madrid, el más necesitado de un golpe de efecto que le saque de la depresión en la que vive, Mundial de Clubes al margen, desde aquel brillante y lejano agosto. De las dos maneras de responder a una crisis tan existencial como la que atraviesa el equipo de Zidane, el inmovilismo o el intervencionismo, Florentino Pérez, más por atención a su técnico que por decisión propia, se ha decantado por la primera. La medida, ese dejar que el curso natural de las cosas ordene el caos, no ha calado lo que se dice bien en la afición,que ha tenido que observar con cierta envidia una importante actividad en los despachos de sus máximos rivales.

Movimientos en la zona alta de España

Ha escocido entre el madridismo que Barcelona y Atlético, los espejos en los que se puede mirar el club blanco, se hayan movido y lo hayan hecho muy bien, al menos a la espera de resultados que desmientan esa creencia generalizada. El equipo de Valverde, sobrado en Liga, contundente en Champions y con paso firme en Copa, ha invertido lo que le correspondería aflojar a quien está necesitado: 160 kilos por Coutinho, otro proyecto, casi realidad, de galáctico mundial, y 11,8 por Yerry Mina, ganga aún por explotar para llenar el vacío de Mascherano, que ha encabezado una operación salida en la que también han entrado Arda, Rafinha y Deulofeu. Tampoco se ha quedado atrás el Atleti: ha comprado por 100 kilos a Costa y a Vitolo, liberados por el fin de la sanción que impedía que fueran inscritos. Del Wanda a Mestalla se ha mudado Vietto, refuerzo valencianista como el medio Coquelin (unos 15 millones, procedente del Arsenal).

Rearme en los equipos Champions

También habrá novedades, muchas destacables, en la vuelta a la Champions de los grandes de Europa. Todos los ingleses han fichado, del Chelsea (Giroud, Emerson, Barkley) al Tottenham (Lucas Moura), pasando por el City (Laporte), el Liverpool(Van Dijk) y el United (Alexis). Lo mismo han hecho el Bayern (Sandro Wagner), el PSG (Lass), el Besiktas (Vagner Love o Larin Vidal), el Shakhtar (Dodo) y el Basilea(Albian Ajeti). Y mientras, Zidane frenó la llegada de Kepa, muy avanzada, y la de cualquiera que estuviera o pudiera ponerse a tiro. “Si tienes un jugador que quieres, que está disponible y que puede dar valor, pues no lo veo mal, pero yo no tengo eso”, dijo… (Vía As.com)