Bayern y James se despiden sin brillo de Champions: Liverpool ganó 1-3

0
Bayern y James se despiden sin brillo de Champions: Liverpool ganó 1-3

Un Liverpool práctico, serio y decidido superó a un Bayern Múnich que perdió en casa 0-2 por su propia imprecisión y vio cómo su rival se quedaba con el pase a cuartos de final de Champions League.

James Rodríguez fue titular pero pesó poco y Bayern se resignó a su propia Liga para salvar la temporada tras un juego en el que no encontró una sola fisura para hacer daño.

Los primeros 20 minutos mostraban dos equipos imprecisos en el pase, con muchísimas precauciones en campo propio y la mala noticia de la baja por lesión de Henderson en Liverpool.

Pedían falta de Van Dijk a Lewandowski al minuto 9 pero no había nada y llegaba Fabinho al minuto 12. Fin del resumen.

Se apiadó Firmino al 24 con un remate al arco que salió apenas desviado y se equivocó Neuer de manera estruendosa un minuto después, cuando salió mal de su puerta y vio cómo se libró Mané de tres marcadores para marcar el primero del Liverpool. Sufría el local muy, muy temprano.

Y en el mano a mano entre 26 y Neuer se perdía Liverpool el segundo, en un lapso que era inspiración de los ingleses y plena confusión de los alemanes.

Por suerte apareció el error del que ganaba: en un pase largo por izquierda a Gnabry, metió el centro y atravesó la pierna Matip para igualar el marcador (1-1), en una noche con más errores que juego en Múnich.

Para el complemento parecía más peligroso Liverpool, decidido a no dejar perder su ventaja del gol visitante, y de hecho Neuer, reivindicándose, salvó un potente remate de Salah (min 49), quien se fue tomando confianza para activar la banda derecha.

Gnabry parecía conectarse con el juego pero le faltaba precisión en el último toque y al 63, un tiro libre tuvo James, pero todo el ataque rojo estaba en fuera de lugar.

Un manotazo de Neuer salvó el probable gol olímpico de Alexander-Arnold al 67, un minuto antes del cobro que supuso el 0-2: perdieron todos la marca de Van Dijk y el dominio inglés se pudo ver finalmente en el marcador.

Fabinho salvaría en una salida rápida de Alaba y entonces el reloj empezaría a jugar contra el interés del local.

Al 74 Neuer salvó la llegada de Salah, que abría para Mané a tiempo, pero las largas piernas del portero evitaron el tercer tanto.

Firmino pobaría a Neuer de nuevo a diez minutos de final y en respuesta, Renato, el que llegó por James al 78, intentó de afuera la hazaña de hacer dos goles.

Pero era Liverpool el que celebraba el doblete de Mané, tras un impecable pase de Salah y un cabezazo que sepultó la ilusión de los alemanes. De madera, como se sabe, son los centrales, esta Hummels que perdió el mano a mano con el senegalés.

Adiós a la Champions para el Bayern y para James, que soñaba con coronarse otra vez, como ya lo había hecho con Real Madrid.