Inicio Noticias Aurinegras sumaron tercera derrota en fila

Aurinegras sumaron tercera derrota en fila

La ofensiva aurinegra solo dejó ver algunos destellos de fútbol. (Foto/Tulia Buritica)

La ofensiva aurinegra solo dejó ver algunos destellos de fútbol. (Foto/Tulia Buritica)

Nubarrones y ventarrones llegan al panorama aurinegro, con respecto a la categoría femenina, pues el representativo de este género volvió a tropezar y sumó su tercera derrota al hilo en su participación en la Superliga Femenina de Fútbol Venezolano, puesto a que ayer en la tarde cayeron por la mínima diferencia ante su similar de Flor de Patria.
El duelo, que cumplió con la octava jornada de la competición futbolera nacional, se desarrolló en el campo alterno de Pueblo Nuevo, fortín del equipo femenino aurinegro, a la 1 de la tarde, y complicó más la situación del elenco atigrado, que continúa teniendo 5 puntos en 8 salidas.
Un golazo de la delantera Rosa Briceño fue suficiente para que la visita se llevara los tres puntos de San Cristóbal a Valera.
Nelson Sánchez, director técnico del plantel tachirense, alineó una formación con algunas rotaciones diferentes a las que utilizó en sus dos últimos compromisos, en los cuales también perdieron, ambos frente a Caucheros de Mérida (el primero en el campo alterno por 0-5 y el segundo en Mérida, por 1-0).
Liseth Garnica en el arco; en la defensiva: Fátima Lobo, Yuling Lacruz, Dirly Sanabria y Emily Aguirre; en el centro, Daisy Cegarra, Beily Olivares, Daniela Romero; Maryury Sánchez como enganche; y Ángeles Daza y Yailyn Medina en la delantera, conformaron el 11 inicial atigrado. La novedad fue la ‘banqueada’ de Sandra Luzardo, quien ingresó en el minuto 31 por Sanabria.
Las trujillanas dominaron la mayoría de las acciones del duelo. Insistieron más y generaron varias ocasiones de gol, por lo que la guardametas Garnica se vio obligada a intervenir en diversas oportunidades para salvar la caída de su arco.
Fue al minuto 23 cuando se abrió el marcador gracias a un riflazo, desde un aproximado de 30 metros, desde las afueras del área local; un disparo inatajable, sin nada que hacer la cancerbera amarilla y negra.
Táchira tuvo algunos destellos con Lobo, Luzardo y Medina, que llegaron a inquietar un poco a la arquera contraria Erika Navarro. Las locales tuvieron el control durante cortos pasajes del partido, pero nunca llegaron a mayores.
Cada vez se acortan más las posibilidades para que el Deportivo Táchira logre posicionarse entre los primeros lugares de la clasificación del campeonato. El tiempo se agota y el estratega Sánchez deberá apretar las tuercas e hilvanar un conjunto sólido que levante la cara y comience a transitar por senderos victoriosos. (Favio Hernández)