Atletas, los otros damnificados de la coyuntura política y social

jueves 25 mayo 2017

Los deportistas se han visto forzados a parar sus entrenamientos ante las continuas protestas. (Foto/La Nación)

62 views

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
La Nación Deportes
Los deportistas se han visto forzados a parar sus entrenamientos ante las continuas protestas. (Foto/La Nación)

La razón de ser de un atleta es la práctica deportiva constante para mantener y/o elevar su nivel competitivo. El régimen diario de entrenamientos es el común en todas las disciplinas. Un día sin práctica puede echar a perder meses de trabajo, implica retroceso y tiempo perdido.
En los últimos días se paró el transporte, las escuelas, los comercios y, justamente, los atletas. No faltará quien piense que no entrenar es la cuota de sacrificio que debe hacer el deportista para lograr el objetivo común –cualquiera que sea-. Aunque estén errados en la idea, la defenderán hasta el final.
La situación está difícil para todos, pero aun así el atleta no puede ni debe parar, de ahí que no es raro ver ciclistas o ‘runners’ en sus entrenamientos callejeros, abriéndose paso entre escombros, a la sombra de la inseguridad, los insultos y las recriminaciones. Sí, porque a las amenazas tradicionales ahora hay que sumar los señalamientos de algunos vecinos, que satanizan a los atletas por salir a entrenar y no plegarse a la protesta.
“El ambiente se ha puesto muy tenso y hemos tenido que ir a entrenar a la montaña, donde nos vean poco porque si no nos insultan”, dijo un corredor, que prefirió reservar su nombre. “Todos estamos hartos de la situación y queremos un cambio, pero tenemos que entrenar”, añadió.
Hoy día el deporte en el estado está paralizado prácticamente en un 100 por ciento. El atentado contra una unidad de transporte público en el que resultó lesionado un integrante de la selección de béisbol juvenil del estado, fue la alerta para que atletas y entrenadores decidieran quedarse en casa.
Por otra parte, se supo que 11 eventos clasificatorios para los Juegos Nacionales Juveniles estaban previstos en el mes de mayo, pero ante las dificultades y falta de garantías para desplazarse hasta los estados sede en cuestión fueron reprogramados, además de que los atletas tampoco han logrado entrenarse adecuadamente para la competencia por la misma situación.
En este sentido, el baloncesto que se eliminaba en marzo fue aplazado para junio; patinaje quedó para finales de mayo, judo, boxeo, tenis de mesa, atletismo, esgrima, balonmano y béisbol fueron suspendidos de manera indefinida, mientras que el ciclismo de ruta tiene previsto ir a clasificatorio también a finales del mes en curso.
Juan Alberto Martínez, presidente de la asociación de béisbol del estado, indicó que además de aplazar el clasificatorio, Táchira también solicitará la reprogramación del Zonal Infantil, pautado para el seis de junio en San Cristóbal, “eso lo confirmaremos el próximo sábado en la convención nacional que tenemos en Barquisimeto”, señaló el dirigente.
Glorias anónimas
Atletas con posibilidad de salir a competir fuera del país en eventos de corte profesional han logrado importantes conquistas en semanas recientes, pero prefieren mantenerse anónimos, pues saben que automáticamente se convertirán en blanco de la delincuencia.
“La gente ya sabe que los premios en el extranjero son en dólares y varios compañeros han sido víctimas de robo en sus propias casas, mientras que a otros le hacen la cacería, esperan el momento para entrar a sus hogares a buscar la plata de los premios que es nuestro sostén y nuestro motor para seguir reinvirtiendo en nuestra preparación”, apuntó un deportista afectado.
El grado de deterioro social es cada vez más alto, y aunque los buenos son más, los malos hacen más ruido y meten más miedo. (MJS)

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on skype
Skype