martes 11 mayo, 2021
InicioNoticiasArrimadas, a Guardiola: "Muy valiente para calumniar a España pero ni una...

Arrimadas, a Guardiola: “Muy valiente para calumniar a España pero ni una palabra sobre Catar, donde se forraba”

336 views

El posicionamiento de Pep Guardiola hacia el independentismo catalán le ha convertido en un gran altavoz del movimiento, especialmente después de la sentencia del procés. Tras su vídeo al frente del llamado Tsunami Democràtic, las reacciones no se han hecho esperar.
Una de ellas es la de Inés Arrimadas, portavoz de Ciudadanos en el Congreso. La política siempre se ha declarado admiradora del exentrenador del Barcelona, equipo al que apoya, pero también igualmente crítica hacia sus ideas.
Ahora, con motivo del mensaje de Guardiola, Arrimadas le acusa de doble rasero entre España y Catar, país que le paga a través del Manchester City, su actual club.
“Admiraba al Guardiola jugador y entrenador, pero debo condenar sus mentiras como “político”. Muy valiente para calumniar a España pero ni una palabra sobre Qatar, donde se forraba. En nuestra democracia cabe cualquier ideología, no saltarse la ley. No es disidencia, es sedición”, ha escrito en twitter.


Pep Guardiola ya fue sancionado por la FA por lucir lazos amarillos en sus partidos, aunque él nunca ha rebajado sus mensajes al respecto.
Qué dijo Guardiola

Pep : “La sentencia del procés es un ataque directo a los derechos humanos”

La sentencia del procés provocó numerosas reacciones en el mundo del deporte, entre las que destaca el comunicado del FC Barcelona titulado ‘La prisión no es la solución’. El entrenador del Manchester City Pep Guardiola ha sido uno de los últimos en sumarse, al aparecer en un vídeo difundido por Tsunami Democràtic, el organismo que encabezó el bloqueo del aeropuerto del Prat como protesta
Guardiola ha leído el manifiesto elaborado por dicha entidad, asegurando que “España vive una deriva autoritaria bajo la cual se utiliza la ley antiterrorista para criminalizar la disidencia”.
El técnico define la sentencia como “un ataque directo a los derechos humanos: el derecho de reunión y manifestación, el derecho a la libertad de expreión y el derecho a un juicio justo”.
Es por ello que Guardiola exige al Gobierno español “que encuentre una solución política y democrática. Lo que pedimos es: España, siéntate y habla. Pedimos a la opinión pública internacional y la sociedad civil que presionen a sus gobiernos para que intervengan en este conflicto para encontrar soluciones políticas y democráticas”.
El vídeo ha corrido como la pólvora en las redes sociales, donde se ha desatado una oleada de reacciones sobre el discurso leído por Guardiola.

Cuando se mezclan fútbol y política, perdemos todos

El ámbito de la política abarca incluso lo ingobernable en el mundo en que vivimos hoy día. A pesar de la certeza de esta afirmación, en numerosas ocasiones se ha demostrado desde el mundo del fútbol que su intromisión en la política no ha generado nada positivo para ninguno de los afectados. En este caso, la difícil situación de convivencia que vive Catalunya, una Comunidad Autónoma dividida en dos opciones de vida muy distintas generadas en torno al concepto de la independencia española, ha propiciado la entrada en el asunto de los dos clubes catalanes que militan en la Primera División, el RCD Espanyol y el FC Barcelona.
La delicada situación catalana ha aumentado en estos días tras la oficializacion de las penas privativas de libertad confirmadas por el Tribunal Supremo en la sentencia del ‘procés’ contra los líderes de la Generalitat. En torno a esta sentencia, ambos clubes se han manifestado en tonos considerablemente distintos. Mientras el Barcelona mostraba su reprobación ante unas penas tan altas, el Espanyol denostaba su respeto a los procesos judiciales y a las autoridades estatales.
El problema al mezclarse el fútbol con la política, llega cuando atendemos una simple cuestión: un club representa a millones de aficionados, cada uno de ellos con un pensamiento político determinado y variado. Y más si hablamos de clubes de la repercusión mundial del Barça, con aficionados repartidos por toda la Península y en general por todo el mundo.
Las opiniones políticas, muestras de compromiso o denuncias de injusticia, son necesarias. La sociedad no alcanzaría su estatus democrático sin las mismas. Sin embargo, un club no puede hablar por millones de personas y centrar su actividad en actos y opiniones políticas que discriminen a un porcentaje de su masa social. El fútbol, fútbol es, y la política es algo muy distinto, más importante incluso pero independiente del balompié.

- Advertisment -