Inicio Motor Expiloto de la F1 destrozó su auto deportivo de casi un millón...

Expiloto de la F1 destrozó su auto deportivo de casi un millón de dólares 

Expiloto de la F1 destrozó su auto deportivo de casi un millón de dólares 
Expiloto de la F1 destrozó su auto deportivo de casi un millón de dólares 

Adrian Sutil corrió más de 120 Grandes Premios de Fórmula 1 entre 2007 y 2014 con las escuderías Spyker, Force India y Sauber. Pese a su recorrido, desde que abandonó Williams tras su última temporada como reserva en 2015, el expiloto alemán se alejó del automovilismo de forma profesional. Pero hoy volvió a las portadas de los medios europeos y no por su talento: estrelló en las calles de Mónaco un McLaren Senna LM del que se construirán tan sólo 20 unidades.

Sutil protagonizó un fuerte accidente con un auto que tiene un costo de 850 mil euros y que todavía no se ha puesto a la vuelta al público. Se trata de un superdeportivo más que lujoso que tiene un motor V8 de 4,0 litros que podría entregar más de los 825 CV que rinde en la versión GTR. Debido a que el modelo todavía no fue presentado oficialmente, los datos sobre los detalles del auto todavía no están confirmados.

Pese a las fuertes imágenes que se viralizaron rápidamente por las fotos que sacaron las distintas personas presentes en la escena, el expiloto alemán resultó ileso del accidente en el que se estrelló contra un poste de señalización.

Afortundamente, evitó caer por un barranco, aunque el coche se llevó la peor parte: se destruyó la parte frontal de la carrocería de fibra de carbono e incluso se rompió el parabrisas. Todavía se desconocen las causas del accidente, pero ya trascendió que el auto volverá de Mónaco a Woking, Surrey, donde se ubica la fábrica de McLaren en Inglaterra, para ser reparado.

En las imágenes capturadas por los testigos, se lo pudo ver al expiloto hablando con las personas que se acercaron a ayudarlo, lo que demostró que el alemán resultó completamente ileso del fuerte accidente. Es más, hasta se lo fotografió sentando en un muro a metros del auto, a la espera de la ayuda de la grúa para poder retirar el coche.