Nuevo castigo para el empresario que mató y castró el futbolista que se coló en la cama de su mujer

4205
Nuevo castigo para el empresario que mató y castró el futbolista que se coló en la cama de su mujer

Edison Brittes Júnior, el asesino confeso del futbolista Daniel Correa Freitas, ha sido condenado por un juez de Coritiba (Brasil) a pagar 1.000 euros mensuales para la pensión alimenticia de la hija de dos años que dejó huérfano el futbolista del Sao Paulo.

La petición fue presentada a la Justicia brasileña por Bruna Larissa Ferreira Martins, la madre de la niña de dos años.

La jueza Márcia Hübler Mosko sentenció que Edison Brittes Júnior deberá efectuar el pago el día diez de cada mes.

Los últimos mensajes del jugador asesinado: “Voy a comerme a la madre de la cumpleañera”

En 2018 Edison Brittes Júnior fue acusado del perverso asesinato del futbolista Daniel Correa.

Correa, quien jugaba cedido en el Sao Bento de la Segunda división brasileña, fue encontrado sin vida y castrado el pasado 27 de octubre en una zona boscosa a las afueras de la ciudad de Curitiba, en el sur de Brasil, después de participar en la fiesta de cumpleaños de Allana en la casa de los Brittes.

El futbolista fue sorprendido en la cama con la esposa de Brittes, con quien se fotografió mientras esta dormía y compartió las imágenes por Whatsapp con algunos de sus contactos.

Acto seguido, recibió una paliza y fue encerrado en el maletero de un automóvil para ser trasladado por Edison Brittes y otros tres amigos, también denunciados, a otro local con la intención de matarlo, según concluyó la investigación.

Durante el camino, el empresario vio las instantáneas en el celular de Correa, salió del vehículo y asestó una corte en el cuello del jugador que le causó la muerte, según el laudo forense.

Posteriormente, fue castrado y conducido a la zona boscosa donde fue encontrado después, de acuerdo con la Policía.

Edison Brittes, que defiende que asesinó a Correa porque este habría intentado violar a su esposa, tesis negada por la Policía, y los tres amigos que le acompañaron en el auto responderán por homicidio triplemente calificado: motivo fútil, medio cruel e imposibilidad de defensa de la víctima.