Inicio Curiosidades La campeona del mundo de patinaje trabaja repartiendo pizzas para poder ir...

La campeona del mundo de patinaje trabaja repartiendo pizzas para poder ir a los Juegos olímpicos

La campeona del mundo de patinaje trabaja repartiendo pizzas para poder ir a los Juegos olímpicos
La campeona del mundo de patinaje trabaja repartiendo pizzas para poder ir a los Juegos olímpicos

No todo en el deporte de élite es dinero y éxito. Incluso, cuando lo segunda llega, no tiene por qué significar que tengas de lo primero. Eso es lo que le ocurre a Elise Christie, doble campeona del mundo de patinaje de velocidad, que se ha visto obligada a repartir pizzas para poder subsistir y poder ir a los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022 representando al Reino Unido.

Se ha hecho eco de su historia el ‘Daily Mirror’, que señala que el Gobierno británico ha recortado unos 9 millones de libras en el presupuesto de los deportistas de invierno, lo que reduce las posibilidades de estos de centrarse al máximo en sus disciplinas deportivas

Fue campeona del mundo en las pruebas de 1.000 y 1.500 metros en los Mundiales de 2017 y ha participado en dos Juegos Olímpicos, Sochi 2014 y Pyeongchang 2018, aunque en sendos casos, sin medalla.

“Estoy entrenando para ganar una medalla olímpica en los próximos Juegos. Y entonces espero tener una retirada feliz y un final feliz para mi carrera deportiva. Quiero trabajar duro en las debilidades que tuve en los últimos Juegos. Intento disfrutarlo, me queda un año”.

Superó una depresión tras los Juegos de Sochi

Christie recibió amenazas de muerte en los Juegos de Sochi de 2014, un episodio que, sumado al hecho de no alcanzar el objetivo deportivo, le sumió en una profunda depresión, que ya ha superado.

“Hay días que me siento bien y otros no. Las redes sociales me parecen un lugar difícil por el hecho de que soy la cara de la salud mental. Pero sentí que, si mostraba debilidad en las redes, la gente podría decir ‘Dice esto, pero luego hace otra cosa’, y estoy intentando promover que está bien sentirse y ser así y cometer errores”, explica.