A pesar de perder contra Francia, el equipo islandés ha hecho historia y ahora «el novio de» es el vikingo que comandó a Islandia hasta los cuartos de final.