Inicio Noticias Victoria cerrada

Victoria cerrada

Víctor Aquino sentenció de penal el triunfo 1-2 para Táchira sobre Atlético Socopó.

Víctor Aquino sentenció de penal el triunfo 1-2 para Táchira sobre Atlético Socopó.
Víctor Aquino sentenció de penal el triunfo 1-2 para Táchira sobre Atlético Socopó.

Pedro Ramírez, al minuto 14, y Víctor Aquino al 36, de pena máximo, dieron al Deportivo Táchira sus primeros tres puntos en el naciente Torneo Apertura, luego de imponerse 1-2 frente al novel Atlético Socopó, que descontó por intermedio de Gennis Garrido al ’28 en una jugada de tiro libre.
Táchira y Socopó recrearon a lo largo del compromiso el duelo al estilo David contra Goliat, solo que esta vez el pequeño no se creció y Goliat fue invencible, aunque más a expensas de las debilidades del rival.
Los goles se reservaron para el primer tiempo, mientras que en el segundo Táchira, que era el equipo de mayor peso en cancha, se dedicó a administrar su ventaja, dosificar sus fuerzas a propósito del intenso calor de Socopó, que rondó los 35 grados centígrados.
Pero en su intento por llevar el partido en calma, el aurinegro pasó algunos apuros con un Socopó que pese a ser todavía muy ligero, se crecía en ganas y buscó siempre el arco contrario, aunque eso costara descuidar la retaguardia.
José David Contreras estuvo solvente bajo los tres palos y en el tanto de Socopó no tuvo mayor responsabilidad, pues se trató de un tiro libre muy bien ejecutado por Garrido.
En general no fue un partido vistoso, las condiciones de la cancha y las altas temperaturas condicionaron el ritmo del partido, aunque en cuanto a propuesta, Táchira quedó en deuda. Obviamente fue más que su oponente, pero en el marcador no pudo ser más contundente, pese a contabilizar el mayor número de llegadas.
En el primer capítulo Táchira tuvo más que las dos opciones concretadas por Ramírez y Aquino, Samuel Sosa y el propio jugador paraguayo llegaron a crear hasta tres chances más, pero faltó el último toque para el cierre efectivo de la jugada.
En el caso de Sosa, que tuvo un gran desempeño, pecó de individualista en algunas ocasiones, se quedó con el balón en lugar de cederlo a un compañero mejor ubicado y así se perdieron opciones de gol claras que, para fortuna del atigrado, no hicieron falta.
Desde la raya de cal, Santiago Escobar también arengaba a sus jugadores a ir por más, especialmente en los últimos minutos del partido, cuando los suyos quisieron dormir el balón pero de su lado del campo, mientras que el DT los empujaba con gritos al lado contrario.
Táchira cumplió con la tarea y arrancó sus primeros tres puntos del torneo en condición de visitante, una condición que se mantiene, pues la próxima semana viajará a Caracas para medirse al Atlético Venezuela. (MJS)