¡Vergüenza y honor deportivo!

5694
Una y mil vicisitudes enfrentan los corredores loteros para participar en el Giro Andino de 2017. (Foto/La Nación)

Una y mil vicisitudes enfrentan los corredores loteros para participar en el Giro Andino de 2017. (Foto/La Nación)
Una y mil vicisitudes enfrentan los corredores loteros para participar en el Giro Andino de 2017. (Foto/La Nación)
Vergüenza, pundonor, honestidad y enjundia le sobran a cada uno de los corredores que forman parte del escuadrón de la Lotería del Táchira, uno de los clubes más añejos del ciclismo universal.
Sin embargo, amor con hambre no dura, premisa que le viene como anillo al dedo a los doce ruteros que se alistan para tomar parte en la Vuelta al Táchira en Bicicleta, edición 2017, de acuerdo a la denuncia hecha a Diario La Nación por los propios protagonistas.
Miguel Ubeto, quien llevó la batuta en el cónclave con el periodista, junto al resto de compañeros de lucha, expuso los motivos que los llevaron a denunciar una situación que por todo lo que lleva intrínseco, es inaceptable desde todo punto de vista.
Un mal de vieja data, que poco a poco ha ido carcomiendo los cimientos de una institución que fue bandera en el pedalismo nacional incluso allende de las fronteras patrias, pero convertida ahora en una quimera, en una ilusión.
A solo una semana de que se baje la banderola a cuadros ajedrezados en señal de inicio de la carrera -el viernes 13 de enero-, y los equipos Kino y Lotería del Táchira no tienen los implementos idóneos para enfrentar con éxito una carrera de tan envergadura como el Giro Andino.
–Hace dos meses -acotaron los corredores- pactamos una cita con el Primer mandatario regional en la Residencia Oficial de Gobernadores, sin embargo no pudimos hablar con él; ocupaciones propias de su investidura lo privaron que nos atendiera. En su defecto hablamos con su esposa, Karla Jiménez de Vielma, quien lo representó, con el testimonio del presidente de la Lotería del Táchira, Anibal Velásquez, y Fabián Uquillas, gerente de Sport Táchira.
Hubo promesas de las altas autoridades del Gobierno regional y la casa lotera, durante la primera reunión celebrada en el mes de julio y la segunda en octubre, no obstante fue a raíz de la declaración del ciclista José Chacón a este matutino, publicada el pasado 14 de octubre, que “logramos conseguir que nos aumentaran de 6 a 62 mil bolívares el tiket cesta y la reparación de uno de los vehículos de transporte para el traslado de los ciclistas, sin que con esto solucionemos el problema”, sentenciaron.
“Un verdadero rosario de necesidades” por las que atraviesan los corredores, haciendo la salvedad que el pago de sueldos está al día, sin embargo el meollo del asunto radica con el material de trabajo, destacando la situación de las bicicletas, con más de cinco años de uso, antes las cambiaban cada dos años, y lo que es más grave, se carece de indumentaria.
–Hasta el 2011 nos daban diez uniformes anuales –expusieron-. Este año apenas nos aportaron dos, para asistir a la Vuelta a Venezuela, solo para los ciclistas que participaron, con el agravante que no han sido cancelados a la empresa que los hizo, dejando como garantía de pago el empeño de la bicicleta de uno de nosotros, Carlos Molina, sin que la hayan podido recuperar aún.
Tres de los ciclistas, Miguel Ubeto, Juan Murillo y John Nava corren con bicicletas propias, caballitos de acero que no están en condiciones para enfrentar una competencia de tanta exigencia como la Vuelta al Táchira, al igual que el resto de compañeros de equipo, corroborado por cada uno de los ruteros.
Con impotencia y dolor, John Nava y Miguel Ubeto, los más locuaces en la reunión con el periodista, pusieron de ejemplo la situación de Yosvang Rojas, tercero en la Vuelta de 2016, además de ganar la etapa con final en el Cerro El Cristo y campeón de la modalidad por puntos, quien sufre de una infección en una de sus piernas desde el pasado 1° de enero, sin que hasta el momento la gerencia de Sport Táchira haya tomado cartas en el asunto.
Para paliar el problema, Rojas tuvo que pagar clínica y medicinas de su propio peculio y es casi seguro que no pueda ser de la partida el próximo 13 de enero.

Honestidad por encima de todo
Pese a las vicisitudes, “vamos a entregar todo en la Vuelta”, pero como punto de honor “le pedimos al señor gobernador, con todo respeto, que destituya del cargo al señor Fabián Uquillas, quien ha sido dañino para el equipo, por lo tanto lo hacemos responsable de lo que nos pueda pasar a lo largo de la competencia, por no tener los implementos necesarios para afrontar con éxito el giro ciclístico”.
José Chacón, quien no será de la partida el viernes 13 de enero, confesó que independientemente estar en buenas condiciones para la competencia, “no lo hago, me siento desanimado”, en lo personal le “deseo la mejor suerte a mis compañeros de equipo”.
Finalmente, Miguel Ubeto no ocultó su rabia, al señalar que desde el mes de julio de 2016 cuando cerró filas en el equipo lotero, no puede cobrar los cheques de su sueldo, simple y llanamente porque el presidente de la Lotería del Táchira no ha actualizado la firma en el banco emisor, desde hace un año, algo que no tiene razón de ser. (Homero Duarte Corona)

Compartir