martes 28 mayo, 2024
InicioNoticiasUbeto: triple coronado

Ubeto: triple coronado

312 views

Miguel “El Diablo” Ubeto no se cansa de ganar títulos, un ejemplo a seguir dentro del deporte nacional. (Foto/La Nación)
Miguel Ubeto, al estilo de los grandes boxeadores del mundo, se resiste a “tirar la toalla”; en su caso, la bicicleta. Cercano a cumplir 41 años, el pasado domingo se coronó por tercera vez como Campeón Nacional de Ruta, en un terreno que no es el más apto para él, la montaña; sin embargo, le dijo a tirios y troyanos que aún le queda cuerda, todavía tiene con qué pelear los puestos cimeros en cualquier competencia del pedal.
Muy locuaz, no para de hablar; pero así como es un hombre de gran verbo, en los hechos, montado arriba de la bicicleta, desde los 12 años, siempre está en la precisa, en busca de la victoria, aquí, allá y más allá.
“Soy un especialista en carreras de corte olímpico; y la prueba del domingo, pese a que no era mi terreno favorito, con el correr de los kilómetros, dosifiqué mis fuerzas y di el zarpazo en el momento exacto”, confesó el interminable atleta al periodista.
Saboreando un helado y con su carisma que le caracteriza va contando su historial, que se remonta desde muy niño, cuando apenas empezaba la etapa de adolecente, en su natal Caracas, para casi una treintena de años después ser uno de los ciclistas con un nombre bien ganado en el contexto nacional e internacional.
En el 2011, en Puerto La Cruz logró el primer título como Campeón Nacional de Ruta; y repitió al siguiente año en Coro. En 2015 también hizo podio, conquistó la medalla de plata, al lado del tachirense Juan Murillo, ganador del oro. Y el pasado domingo, en la templada Santa Cruz de Mora alcanzó la triple corona, prácticamente contra todos los pronósticos, pues como él mismo lo reconoce, no era su terreno preferido para ir tras el galardón.
–No estaba en mis planes participar en esta edición 2017 del Campeonato Nacional de Ciclismo -acota Ubeto-. No obstante un colega y amigo me animó, me dijo que corriera, objetivo que decidí en apenas tres días, porque pese a que estoy corriendo en el club CCD de Guadalupe, una semana previa a la competencia en suelo merideño tuve una virosis, acompañada de vómito, fiebre y diarrea, que no fue óbice para estar en el pelotón de partida para enfrentar la prueba de ruta.
Sin ánimo de justificarse, pero como algo irónico, confiesa que “no tuve carro acompañante a lo largo de los 170 kilómetros de recorrido, corrí con la bicicleta de entrenamiento, sin repuesto, que si hubiese tenido un desperfecto mecánico otra hubiera sido mi suerte. Pero independientemente de todos estos imponderables gané escapado, cruce solo en la meta, sacándole 3 segundos a quien me escoltó, superando a Yonathan Monsalve, Anderson Paredes, Jackson Rodríguez y Jimmy Briceño, entre otros”.
Hubo la crítica del campeón hacia las autoridades de la Federación Venezolana de Ciclismo por la falta de planificación y organización para con este Campeonato Nacional de Ciclismo, pues el control tanto en la contrarreloj como en la ruta brilló por su ausencia; colocó como ejemplo el peligro que corrieron casi el centenar de participantes que estuvieron en la prueba dominical, producto que no paralizaron el tráfico de vehículos, exponiendo a su suerte a los atletas al paso por los túneles en la vía hacia El Vigía, regreso de ciudad Mérida. Tampoco hubo control antidoping.
Entre molesto y feliz, pero sobre todo agradecido con Dios, el ahora triple campeón nacional sentencia que el deporte da revanchas, trayendo a colación la forma como fueron sacados un grupo de corredores del equipo Lotería del Táchira con el argumento del señor Fabián Uquillas dizque porque “estábamos viejos”, pero con la demostración de buena parte de los que “fuimos echados como perros, es que estuvimos entre los primeros en el campeonato nacional, tanto en la contrarreloj como en la ruta”.
En lo deportivo, ahora mismo Miguel Ubeto tiene contrato por un año con el club CCD de Guadalupe, donde aparte de correr también está a cargo de las categorías menores en función de entrenador. Su objetivo es mantenerse allí hasta que el Creador le dé fuerzas, inteligencia y capacidad para seguir compitiendo.
Miguel Ubeto es de los pocos ciclistas en el mundo que fue a Europa y se hizo profesional a los 35 años, cuando muchos ya han colgado la bicicleta, corriendo en el club Lampre de Italia y en el Androni Giocattolia, bajo la batuta de Gianni Savio.
Ya en el cierre de la tertulia, Ubeto trajo a su memoria el título obtenido en la Vuelta a Venezuela de 2012; medalla de plata en el Panamericano de Guadalajara de 2001, campeón Panamericano de Ruta en Toronto 2015 y participó en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río 2016 en Brasil. (Homero Duarte Corona)

- Advertisment -