Tragedia del Flamengo: Carbonización de futbolistas dificulta identificación

Tragedia del Flamengo: Carbonización de futbolistas dificulta identificación
Tragedia del Flamengo: Carbonización de futbolistas dificulta identificación

El estado de carbonización de los restos de los jóvenes fallecidos en el incendio desatado en una sede del club de fútbol Flamengo dificulta su identificación, admitieron este sábado fuentes del Instituto Médico Legal de Río de Janeiro.

Las víctimas tenían entre 14 y 16 años

Según portavoces de esa institución, hasta ahora sólo han podido ser identificadas cuatro de las víctimas del desastre ocurrido la madrugada del viernes, y el reconocimiento de las otras seis puede depender de exámenes de las arcadas dentarias o, en el peor de los casos, de análisis de ADN.

Por el momento, han sido identificados los restos de Arthur Vinícius de Barros, Bernardo Pisetta, Pablo Henrique da Silva Matos y Víctor Isaías.

Según el club, todavía falta reconocer los de Athila Paixão, Gedson Santos, Christian Esmério, Jorge Eduardo Santos, Rykelmo de Souza Vianna y Samuel Thomas Rosa.

El Flamengo confirmó que ha entregado al Instituto Médico Legal las radiografías de las arcadas dentarias de las seis víctimas cuyos restos aún no han sido identificados, con la esperanza de evitar el extremo de los análisis de ADN, cuyos resultados podrían demorarse semanas.

Las víctimas tenían entre 14 y 16 años y dormían la madrugada de este viernes en uno de los alojamientos del Ninho do Urubu, centro de entrenamientos del Flamengo situado en la zona oeste de Río de Janeiro, cuando se desataron las llamas

Sobreviviente de la tragedia del Flamengo reveló detalles del incendio

Uno de los sobrevivientes en la tragedia del Flamengo en Brasil, reveló cuál fue el principal motivo del incendio que dejó 10 muertos y varios niños heridas.

Felipe Cardoso, un jovencito que llegó a las instalaciones en el Ninho do Urubu este mismo mes, contó que un desperfecto eléctrico desató la catástrofe.

En declaraciones a Coluna do Flamengo, el joven que ocupaba la habitación donde se inició el fuego relató que “el aire acondicionado empezó a incendiarse” y tuvo que salir corriendo. Además, manifestó su angustia por no haber sido capaz de ayudar a sus compañeros. ” Estoy bien, por poco no estaría más vivo. Sólo quiero olvidar las escenas”, dijo.