viernes 16 febrero, 2024
InicioNoticiasTablas en el Clásico

Tablas en el Clásico

257 views

Barcelona y Real Madrid no pasaron del empate en el Camp Nou.

Los blancos, mermados con las ausencias de Bale -operado recientemente de su rodilla-, y Casemiro -venía de una lesión-, tenían la plena posibilidad de asaltar el Campo Nuevo y dar un golpe de autoridad en la Liga.

Por su parte, el Barcelona, de la mano de sociedad formada por Messi, Neymar y Suarez, defendería su feudo con uñas y dientes para no dejar que lo blancos se le escapasen de forma escandalosa, ya que antes del partido, el Real Madrid era líder del campeonato local, teniendo 7 puntos de ventaja por encima del F.C Barcelona

El partido empezó muy igualado, aunque después de los minutos iniciales, el Madrid tuvo la manija inicial a partir de que Kovacic y Modric organizaban las líneas con la tenencia del balón, mientras el Barca esperaba agazapado en su mitad del campo, esperando cualquier pestañeo de los merengues.

Aunque el primer tiempo fue salpicado de polémica, sendos penales cometidos por el “Jefecito” Mascherano y una mano en el área de Carvajal, ignorado completamente por el árbitro, no hubo mayores ocasiones, ya que ambas escuadras se preocupaban era por defenderse y no atacar, dejando ambos, pocos espacios descubiertos.

Sin embargo, Lucas Vázques y Marcelo fueron puñales en sus respectivas bandas, teniendo muchas veces que bajar el croata Rakitic a cubrir a un ingenuo Sergi Roberto que no imponía respeto en su parcela.

El partido sufrió una metamorfosis en el segundo tiempo, el escarabajo áspero que había sido el Barcelona, se convirtió en una ágil mariposa debido a la sustitución de André Gomes por Don Andrés Iniesta y gracias a la claridad que descubrió el Manchego, el Barca pudo atar a sus pies las mejores ocasiones.

El asediador fue asediado, cuando en una falta al borde del área chica cobrada de forma precisa por Neymar Jr fue encontrada por la coronilla de Suárez y dirigida hacia la victoria parcial lo que desató la algarabía y la alegría en las tribunas del estadio.

El Madrid, herido en su orgullo, trató de enderezar al barco con la sustitución de Isco por el almirante Casemiro para que acompañase a dos solitarios capitanes croatas que con esfuerzo e inteligencia trataban de frenar los arrebatos del local.

Casemiro quien viene de disputar 90 minutos contra la Cultural Leonesa se vio impreciso y totalmente sobrepasado por las exigencias del Clásico, incluso se notó perdido en su posición, ya que la estadística indica que Modric robó 9 balones más que el brasileño.

En los diez minutos finales, el Madrid buscaba el tesoro que con paciencia había escondido el Barcelona detrás de una línea doble de 4 hombres.

En una de esas jugadas que parecen proféticas, el viejo corsario Sergio Ramos se elevó en los aires de la Ciudad Condal, instantes después que Modric cobró una falta en la pradera izquierda y con un testarazo naval mandó una bomba con destino a romper las permutas y los corazones de los blaugranas que ya se veían festejando en Canaletas.

 

(Enrique Ortega / Diario La nación)

- Advertisment -