Roniel Campos rompió hechizo aurinegro

1521
Roniel Campos, flamante campeón de la Vuelta al Táchira-2020.Foto/Johnny Parra-
Roniel Campos, flamante campeón de la Vuelta al Táchira-2020.Foto/Johnny Parra-

Roniel Campos, un yaracuyano nacido en Nirgua, todavía soltero pero comprometido, venido al mundo hace 26 años, rompió con el hechizo: después de cinco años por fin pudo darle la primera corona individual de la Vuelta al Táchira en Bicicleta al Deportivo Táchira, institución deportiva que, antes de incursionar en el fútbol rentado, lo hizo en el deporte de las bielas a través de dos equipos, el JHS Grupo y JHS Aves.

Quinta participación en el Giro Andino del pequeño rutero, de piel morena y todo un varón arriba de la bicicleta; tuvo en su técnico, Omar Pumar, el hombre que lo pudo hacer campeón de uno de los eventos del pedal más apetecidos de Venezuela y el continente, luego de cinco participaciones consecutivas.

Un sueño hecho realidad, ya había estado cerca de saborear las mieles del triunfo de la justa tachirense, pero sin poder conseguir el objetivo final: campeón de la montaña en 2019; en 2017 hizo el cuarto puesto en la etapa con final en La Grita, terminó de séptimo en la clasificación general en 2016, y un año antes fue subcampeón de los más jóvenes.

Nirgua es tierra de ciclistas, allí también nacieron Orluis Aular y Carlos Ochoa, entre otros, todos con un nombre bien ganado en Venezuela y allende las fronteras patrias por su capacidad y profesionalismo como ciclistas de ruta.

Antes de partir el circuito, etapa de cierre, Campos fue abordado por Diario La Nación, asediado por micrófonos de emisoras y televisoras regionales y nacionales. Se mostraba tranquilo, al punto de que, sin querer, se adelantó a decir: “cuando cruce la meta como campeón, le daré gracias al Creador por haber dado la oportunidad de esta conquista”, fiel reflejo de la seguridad que tenía en sí mismo, en su equipo y el director técnico.

Casi tres horas después, cuando cruzó la raya de meta, en la sexta posición, con el mismo tiempo del ganador, Leonel Quintero, brazos en alto y con la mirada puesta al cielo, ratificó la fe que tenía en coronarse campeón, camino que dejó expedito luego de la penúltima etapa con final en el cerro El Cristo, detrás de Kevin Rivera, primero en la meta, a 18 segundos de diferencia.

El paseo del campeón

Una y mil conjeturas se habían creado a lo largo de las ocho etapas por lo ajustadas de las posiciones; incluso, los más eruditos se atrevieron a decir que sería hasta el último pedalazo, en el cierre de la carrera, el siempre temido circuito de las avenidas España y 19 de Abril, que se definiría el campeón.

No fue así, todo el vigor de los llamados a pelear el título se quedó en la empinada cuesta del Cristo Redentor de Capacho; ayer una etapa benévola, fría, con una pertinaz lluvia caída a lo largo de la carrera, no fue de ataques, a la postre y sin proponérselo los propios protagonistas, se convirtió en el “paseo del campeón”, en ningún momento el líder Roniel Campos vio en peligro su condición como tal y por ende el galardón de campeón.

Claro, Campos tuvo un equipo que lo respaldó metro a metro y minuto a minuto, guiado por un técnico ducho, Omar Pumar, un caraqueño hecho ciclista primero y luego entrenador, en el Táchira, ratificando que no en vano contó con grandes profesores a lo largo de su carrera de atleta, casos concretos Leandro Coco, Osman Pulgar y Guillermo “Lobatera” Cárdenas.

Mención aparte para la afición, corroboró hasta la saciedad que es la mejor del país a nivel del fútbol y ciclismo; desde muy temprano, hombres, mujeres, niños, gente de la tercera edad, todos en familia, como uno solo, salieron a la vera del camino a presentar el saludo y el aplauso a los valientes ruteros, quienes luego de una semana de arduo batallar arriba de las bicicletas, daban por concluida una labor de héroes.

Cae el telón y esta noche pueden dormir tranquilos el campeón, sus compañeros de equipo, cuerpo técnico, comandado por Omar Pumar y el presidente de la institución Jorge Silva; una espera de cinco años se hace realidad, un comienzo de año por todo lo alto, que ojalá se extienda para la familia del fútbol, con el Deportivo Táchira FC a la cabeza.