Puerto Rico conquistó el clásico del Caribe

180

Luego de estar perdiendo 4×1 en el séptimo episodio, la ofensiva de las Águilas Cibaeñas despertó para ganar el compromiso. (Foto/AFP)
Criollos de Caguas, viniendo de atrás, remontó un resultado adverso para finalmente vencer a las Águilas Cibaeñas de República Dominicana, 9×4, y conquistar por segundo año consecutivo el título en la Serie del Caribe.
Los representantes boricuas jugaron seis compromisos, ganaron cuatro y perdieron dos, para finalmente conquistar el título 16° para su país y el quinto que va a la vitrina del equipo, en una final de altibajos.
Dominicana, jugando como club visitante, inauguró la pizarra anotando par de carreras frente al abridor Raúl Valdez, y otra en la apertura del tercero, mientras que los quisqueyanos descontaron con una en el cierre, volviendo al ataque su rival con otra en la apertura del cuarto.
Durante tres episodios la toletería de ambos conjuntos, por la buena labor de los lanzadores, se mantuvo en silencio, con la pizarra a favor de los dominicanos, 4×1.
Se tambalea el pitcheo de las Águilas Cibaeñas. Puerto Rico aprovecha ese momento y anota cinco carreras en el cierre del séptimo para colocar el juego a su favor, 6×4, y asegura el triunfo en la parte baja del octavo con trío de rayitas más, las suficientes para derrotar al enemigo.
La ofensiva de Puerto Rico pudo desmantelar el fuerte pitcheo de República Dominicana, pese a la buena labor del abridor Raúl Valdez, durante seis y un tercio, pero fracasó el relevo en los brazos de Ramón Ramírez (pitcheo perdedor), Wirfin Obispo, Juan Grullon y Rafael De Paula.
Por Criollos de Caguas inició labores en el morrito Adalberto Flores, trabajando por tres episodios, permitiendo tres carreras; luego subieron a la lomita José Colón, en dos tercios de inning; Andrés Santiago, a quien se le anota la victoria, después Robby Roukand y cerró la labor Miguel Mejía, en trabajo de dos episodios, para obtener el salvado.
La Serie del Caribe ha sido para Puerto Rico una especie de aliciente, que permite llevar alegría a la isla, luego de las penurias por las que pasa ante el desastre sufrido por el paso del huracán María.
Es el segundo triunfo consecutivo en el tradicional clásico y se une a Tigres de Marianao (57-58) y Águilas del Cibao (97-98), en ganar el título en forma consecutiva.
Criollos de Cagua debutó en la Serie del Caribe con una victoria frente a Tomateros de Culiacán 7×4; perdió frente a República Dominica 6×3, el pasado lunes derrotó a Caribes de Anzoátegui, de Venezuela, 12×7, luego cayó ante Cuba 6×3, pero viniendo de atrás, el día miércoles, le ganó a Caribes el derecho a estar en la final, al imponerse 6×5.
Llegó a la final frente a sus vecinos dominicanos, pero con un conjunto de muchos ingredientes. Dos representaciones con buena cantidad de peloteros en el béisbol de Grandes Ligas, pero el título queda en manos de quien hizo mejor las cosas.
Luego de culminar el compromiso, se entregó la premiación al campeón, así como a los peloteros que fueron designados para conformar el Todos Estrellas, donde figuran los venezolanos Balbino Fuenmayor en la inicial y Williams Astudillo en la receptoría.
Venezuela no pudo en esta oportunidad, un título esquivo para Caribes de Anzoátegui, conjunto con piezas importantes para obtener el galardón, pero en el juego del miércoles, precisamente frente a los campeones de Puerto Rico, el pitcheo defeccionó en los episodios importantes y por allí se fue lo que pudo ser el triunfo clave para la escuadra venezolana.
La cita es para la edición 61ª del tradicional clásico, que de acuerdo a los corrillos del béisbol en México, mientras se disputó la competencia que finalizó el jueves por la noche, se anunció nuevamente a la ciudad de Barquisimeto, el estadio Antonio Herrera Gutiérrez, como la sede para la cita del 2019, anuncio que muchos ponen en duda y que ven difícil se haga realidad.
Gustavo Carrillo