miércoles 8 diciembre, 2021
InicioNoticiasPobreza futbolística en “El Templo”

Pobreza futbolística en “El Templo”

1.060 views

Profanado el “Templo” del fútbol. La pobreza futbolística hizo su aparición en el terreno de juego en buena parte del compromiso, apenas por ráfagas, pero sin llegar a convencer a la escuálida asistencia de aficionados que se dieron cita en el estadio Pueblo Nuevo.

El debutante volante uruguayo Marcos Cantera, un jugador que va a rendir una enormidad en las huestes aurinegras, merced de su buen fútbol, excelente pasador de pelotas y entrega total durante los 90 minutos que estuvo en el campo de juego; y aunado a ello las tres o cuatro buenas intervenciones del arquero Carlos Salazar larense, lo único rescatable de un compromiso para el olvido, sin ton ni son.

Tuvo que multiplicarse el jugador “charrúa”, bien el corte y mejor aún en las pelotas filtradas, amén de tener un buen biotipo; todo lo contrario el argentino Sergio Almirón, quien ratificó que es un atacante de área, pescador de pelotas para empujarlas al fondo del  arco contrario, pero muy torpe cuando tiene el esférico en sus pies.

Un encuentro frío como la noche, pues ni el  dueño de casa y en la misma tónica el forastero llevaron un tris de emoción a los escasos fanáticos que se retrataron en taquilla,  que dicho sea de paso salieron nuevamente defraudados.

Un poquito mejor el primer tiempo que el segundo, con más llegadas del local que el visitante pero sin poder romper el celofán de uno y otro arco.

Poco o nada en el complemento, el combo larense se quedó muy temprano con diez hombres ante la expulsión de Pedro Ramírez cuando apenas habían transcurrido 8 minutos por agresión a Manuel Granados.

No supo aprovechar el aurinegro la superioridad numérica en el terreno, entrando el juego en una monotonía tremenda, con un conjunto larense que colocó un bosque de piernas en la mitad y un combinado local sin encontrar la brújula para llevar peligro a los predios del cuidapalos Carlos Salazar, que cuando fue exigido cumplió a cabalidad.

Poco o nada para el rescate futbolístico, con un gran perdedor, el Deportivo Táchira, que suma su segundo partido del Torneo Apertura sin poder ganar, solo dos unidades de seis posibles, que pueden pesar una tonelada más adelante, pues un equipo que aspira a pelear el título no puede dejar escapar puntos en su feudo.

El consabido fútbol que practica la dupla Lego González-Pedro Vera, en el pasado con el Trujillanos F.C. y ahora con el AC Deportivo Lara, más defensivo que ofensivo, volvió a ponerse de manifiesto, pese a que en el primer tiempo no se arrinconó, fue arriba en busca del pórtico contrario.

Producto de quedar con un jugador menos a los pocos minutos de la parte de complemento, trajo consigo que el  visitante retrasara sus líneas, se limitó a cuidar el empate y contraatacar cuando el rival le daba cualquier tipo de ventajas.

No surtieron efecto los cambios en el anfitrión, primero con la salida de Jeizon Ramírez, quien le dio paso a José Rafael Reyes, juvenil por juvenil, luego Luis Chacón ingresó por Joel Infante, de nuevo con poco aporte para su equipo y Moreno relevó a Héctor Noguera.

Continúa sin poder alcanzar su primera victoria con el aurinegro el técnico Francesco Stífano, ni en la Copa Libertadores, tampoco en el campeonato local, un total de seis partidos, ha podido sumar de a tres puntos.

Tiene dos compromisos pendientes el ocho veces campeón venezolano del naciente Torneo Apertura, con la obligación de sacar la mayor cantidad de puntos para resarcirse con los parciales, mientras que en la próxima fecha visitará al campeón Monagas S.C. en Maturín, partido nada apetecible para los intereses de jugadores y cuerpo técnico del  amarillo y negro.

- Advertisment -