Piscinas del parque Metropolitano inoperativas por motor averiado

181
Las albercas presentan un color verde en sus aguas debido al mal estado de su infraestructura. (Foto/Carlos Eduardo Ramírez)

La natación tachirense es un baluarte deportivo del estado Táchira, una disciplina bandera y potencia en cada competencia a la que asiste, teniendo grandes exponentes en sus diferentes ramas acuáticas, como lo son las aguas abiertas, nado sincronizado, polo acuático, entre otras.

Sin embargo, paradójicamente, pese a ser un deporte que siempre ha llenado y llenará de honores a la entidad, no se le da el apoyo necesario, ni inmediato, al momento de presentar alguna dificultad, sabiendo que un día perdido para los atletas representa un determinante atraso en la planificación a seguir durante su entrenamiento, resultado que ha sido evidenciado, reconocido y demostrado por los mismos exponentes cuando no pueden lograr sus metas planteadas.

Solo el lunes 2 de febrero, la piscina Rafael Vidal fue reabierta, pues llevaba más de seis meses paralizada a raíz de la rotura de dos visores, por lo que no se podían practicar los deportes que allí se entrenan, el polo acuático y el nado sincronizado. Fue gracias a la “autogestión”, pues el Ministerio del Poder Popular para el Deporte y la Juventud (Mindeporte), región andina, “solo colaboró con dar los visores e instalarlos”, mientras que las demás reparaciones corrieron por cuenta del Club Táchira, institución que se beneficia directamente de dicha instalación.

Así lo dio a conocer Alexis Contreras, director general de la Asociación de Deportes Acuáticos (ADA), quien manifestó su preocupación por el estado de las tres piscinas que se encuentran ubicadas en la parte norte del complejo, “la de 50 y 20 metros, y la fosa de saltos ornamentales”.

El vocero explicó que el día 6 de enero, fecha en que se incorporaron a sus funciones como entrenadores, “las aguas de las piscinas estaban de color verde (y aún permanecen así), por lo que indagamos y dimos con un motor dañado, situación que le fue notificada al Ministerio y solo hasta el lunes fue que llegó un comunicado, diciendo que había quedado suspendido el uso de las piscinas, porque iban a ser reparadas”.

Agregó que mediante la intercesión de Israel Rivera, presidente de la ADA, se pudo “conseguir el permiso para usar la piscina de abajo”, situación que sobresatura la alberca, pues ahí están entrenando todas las escuelas que hacen vida en la instalación; “hasta los de saltos ornamentales”.

Pero la problemática más pulsante es que aparentemente el mismo lunes iban a comenzar con los trabajos de reparación en las albercas averiadas, pero hasta la fecha “no se ha visto ni un obrero trabajando en ello. Lo que pedimos y exigimos es seriedad, que cumplan con su palabra y trabajo”, señaló Contreras, “pues ya van tres días perdidos y no han comenzado a trabajar para arreglar la situación.

 

(Favio Hernández)

Compartir