sábado 24 octubre, 2020
Inicio Noticias Multan a dueño de equipo en la NBA por insultar al arbitro

Multan a dueño de equipo en la NBA por insultar al arbitro

97 views

Dentro del mundo de la NBA ha quedado muy claro que cuando se trata de dinero, dueños y profesionales no tienen ningún problema a la hora de hacer prevalecer sus deseos y gustos tanto dentro como fuera del campo.
Este ha sido el caso del dueño de los Rockets de Houston, Leslie Alexander, que la pasada noche durante el quinto partido de la eliminatoria de primera ronda de playoffs de la Conferencia Oeste que su equipo disputó en el Toyota Center ante los Thunder de Oklahoma City y ganó por 105-99, se permitió el lujo de recriminar a un árbitro en su propia cara.
Lo hizo en el primer cuarto del encuentro cuando no le gustó la manera como estaban señalando las faltas y se levantó del asiento que ocupa en la primera fila en la mitad del campo y caminó por el lateral hasta acercarse al árbitro Bill Kennedy a quien durante varios segundos le estuvo hablando.
Kennedy que seguía las acciones del partido, después de escuchar giró su gara para mirar a Alexander que ya había comenzado su regreso al asiento.
El legendario Hakeem Olajuwon, que compartía el asiento contiguo a Alexander, amagó con agarrarle el brazo al dueño de los Rockets para que no se dejase llevar por el impulso, pero no llegó a sujetarlo.
El resultado como se esperaba fue seguimiento de la acción por parte de la NBA y anunció de una multa de 100.000 dólares, nada de importancia para el dueño de un equipo que tiene un valor cercano a los 1.300 millones de dólares y unos ingresos en el 2015 de 175 millones de dólares.
Alexander no ha explicado todavía que fue lo que le impulsó a protagonizar una acción de esas características más propias del dueño de los Mavericks de Dallas, Mark Cuban, que es un crítico permanente de los árbitros, que de uno de los más amables y tranquilos.
Sin embargo, de acuerdo a personas cercanas al entorno personal de Alexander, el dueño de los Rockets les dijo que se encontraba muy contrariado por el trabajo de los árbitros y no pudo contenerse. EFE