Inicio Noticias Mbappé se ‘disfraza’ de Pelé

Mbappé se ‘disfraza’ de Pelé

Kylian Mbappé.
Kylian Mbappé.

KAZÁN, Rusia, (AFP) – El francés Kylian Mbappé se ‘disfrazó’ este sábado de Pelé para desnudar todas las miserias defensivas de Argentina y eliminar en los octavos de final de Rusia-2018 al equipo liderado por Lionel Messi, con un doblete y un penal provocado.

Con 19 años y 6 meses, el joven prodigio francés se convierte en el segundo jugador más joven de la historia en anotar al menos dos goles en un partido de eliminación directa en un Mundial, solo superado por la leyenda brasileña, que anotó dos goles contra Suecia en 1958, con 17 años y 8 meses.

“Es halagador (la comparación con Pelé), pero hay que poner las cosas en su sitio: Pelé era de otra categoría. Aunque está bien entrar en ese grupo de jugadores que marcan en partidos de eliminación directa”, declaró el francés tras ser elegido mejor jugador del partido.

“Está claro que el Mundial, donde están los mejores jugadores del mundo, es la gran oportunidad de demostrar lo que uno sabe hacer, sus capacidad, no hay mejor escaparate que éste”, añadió.

Con poco más de 19 años, Mbappé le robó el protagonismo este sábado en Kazán a Messi y acabó con el sueño de La Pulga de levantar al fin la Copa del Mundo con Argentina.

‘La próxima súperestrella’

“Ya lo advertí. Kylian Mbappé será la próxima súperestrella del fútbol global”, vaticinó en un tuit el exjugador inglés Gary Lineker, ahora reputado comentarista. Pero ese presagio llegó antes de los dos goles del francés…
Apenas necesitó once minutos en la cancha para destrozar a Argentina con una carrera ‘maradoniana’, eliminando por velocidad a todos sus adversarios hasta que Marcos Rojo le derribe… dentro del área.

El penal lo transformó Antoine Griezmann en el 1-0, que ya no hacía presagiar nada bueno para la Albiceleste.
A los 19 minutos, Mbappé volvió a martirizar a la lenta defensa argentina y esta vez fue Nicolás Tagliafico el que le tuvo que derribar justo antes de entrar en el área.

El francés parecía un caballo desbocado sin que ninguno de los defensas argentinos fuera capaz de echarle el lazo.
La exhibición continuó en la segunda parte, cuando Argentina parecía que una vez más iba a poder sobrevivir y había volteado el marcador, con goles de Ángel Di María y Gabriel Mercado, y que Francia había puesto de nuevo la igualada con un misil del joven Benjamin Pavard.