Inicio Noticias Maldonado, el tachirense más veces olímpico

Maldonado, el tachirense más veces olímpico

Con su clasificación a Río 2016 el nadador Erwin Maldonado entra en la historia del deporte tachirense, al convertirse en el primer atleta en conseguir más participaciones olímpicas, tres para ser específicos, todas de manera consecutiva desde Beijing 2008, luego Londres 2012 y ahora esta.

Y podrían haber sido cuatro, a no ser por un inconveniente personal que le impidió asistir a Atenas 2004, justa a la que había clasificado en los 200 metros libre, su especialidad hasta entonces, antes de migrar exitosamente a la modalidad de aguas abiertas.

Por esta razón Maldonado no puede estar menos que feliz, pues consigue el objetivo propuesto tras la última edición olímpica, en la que estuvo cerca de pelear medallas, a no ser por un fuerte golpe que recibió en la nariz y que prácticamente le alteró su ritmo de competencia, marginándolo a la posición 13.

25 atletas serán de la partida y el sólo hecho de ser parte de este grupo ya lo hace feliz y “me da tranquilidad”, apunta el atleta, quien estuvo de visita por unas horas en San Cristóbal con sus padres y volvió a Caracas ayer, para reunirse con su esposa María Gabriela Varela, antes de retomar su preparación.

Erwin habló de lo difícil que resultó la prueba clasificatoria, disputada en Setubal, Portugal, pero la seguridad y aplomo que tenía tras su preparación, “la mejor que he hecho”, como él dice, le permitieron sortear con éxito los obstáculos y sellar su boleto a Río.

“Entrené como nunca, bajé alrededor de ocho kilos”, apunta el nadador al tiempo que su piel tostada por el sol da cuenta de las largas horas de entrenamiento.

Durante su alistamiento, que desarrolló prácticamente fuera de Venezuela, Maldonado estuvo asediado por los controles antidoping, “pero eso me gusta, primero por el juego limpio y segundo porque eso indica que uno se está haciendo sentir en el mundo”, dijo el nadador, que asegura buscará por lo menos meterse el top 8 de la prueba olímpica. “Río será complicado, será una contienda donde todos somos favoritos”, añadió.

Luego de unos días de descanso, Erwin está listo para continuar sus entrenamientos y lo hará en Cuenca, Ecuador, a 2500 metros de altitud, donde concentrará hasta por lo menos dos semanas antes de la competencia, pautada para el 15 de agosto en la playa de Copacabana.

¿Mejorar? Sí, Maldonado debe intensificar su fuerza, a fin de soportar la marejada típica de Río de Janeiro, y la elasticidad, aspectos en los que se enfocará su entrenador Carlos Tenorio para ir en pos de la medalla.

Maldonado parte este domingo 19 de junio a la mitad del mundo y aspira volver a la capital tachirense después de su participación olímpica, ojalá que con un trofeo colgado al cuello.

 

“Estos juegos son de mi esposa”

Casado desde el año pasado con María Gabriela Varela, ex funcionaria del Gobierno del Táchira, Maldonado atribuye esta clasificación justamente al empuje que ella ejerció sobre él.

“Ella fue mi sostén y mi apoyó para alcanzar estos terceros Juegos Olímpicos. Ella me impulsó a retomar mi carrera deportiva y buscar la clasificación. Estos juegos son de ella”, aseguró Erwin, quien si bien reconoce que estar separados es un gran sacrificio, con su clasificación a Río ve compensado en parte el esfuerzo que tal cosa supone.

Elogios para Diego

Erwin Maldonado no pasó por alto el hecho de que uno de sus contendores en Setúbal fue el también tachirense Diego Vera, a quien conoce desde años, cuando el chico apenas comenzaba en la natación.

Vera no pudo completar la prueba debido a que fue descalificado por una doble amonestación. “Fue una descalificación muy triste”, apuntó Maldonado, quien cree la ansiedad pudo jugarle una mala pasada.

“Eso es una experiencia para él, de la cual seguro aprenderá. Yo también pasé por eso”, apuntó el tres veces olímpico, quien considera a Diego como fiel representante de una “camada importante que puede no sólo igualar, sino superar lo que yo he hecho hasta ahora”, sostiene quien todavía ve lejos su retiro.

(María José Salcedo)