Jesús Enrique Colombo por la puerta grande en Cali

494
El taribense Jesús Enrique Colombo indultó un novillo en la plaza Cañaveralejo de Cali, el pasado viernes. (Foto/La Nación)

El taribense Jesús Enrique Colombo indultó un novillo en la plaza Cañaveralejo de Cali, el pasado viernes. (Foto/La Nación)
El taribense Jesús Enrique Colombo indultó un novillo en la plaza Cañaveralejo de Cali, el pasado viernes. (Foto/La Nación)
Jesús Enrique Colombo de triunfo en triunfo. En plazas españolas hace rato que viene enseñando su clase, cinco años cortando orejas y rabos para salir por la puerta grande a hombros de los aficionados. Un salto este año para presentarse el pasado mes en la emblemática Monumental de Ciudad de México, y allí dejó plasmada su fina muleta al cortar una oreja, saliendo triunfador de la tarde.
De la capital azteca voló hasta la capital vallecaucana, la ciudad de Cali, presentándose el pasado sábado en la legendaria plaza de Cañaveralejo, uno de los cosos taurinos de más renombre en el continente: triunfo apoteósico del hijo de la “Perla del Torbes”, después de ligar una faena de ensueño a “Alosnero”, un precioso cárdeno que embistió con nobleza y calidad, con el hierro de Vistahermosa, divisa que trajo un encierro muy en el tipo de su encaste Santacoloma, sobresaliendo además los lidiados en el primero y cuarto lugar.
El nacido en Táriba, según el portal de Mundotoro, mostró oficio y buenas maneras, especialmente al torear por bajo en redondo, logrando series que fueron ovacionadas continuamente. Como premio a su labor, el corte de dos orejas simbólicas, para el indulto del astado y salida a hombros por la puerta grande.
Lo hecho por Jesús Enrique en su regreso a la “Sultana del Valle” es el desquite a lo ocurrido el año pasado, cuando no pudo enseñar sus buenos oficios por el poco lucimiento de sus novillos.
Vuelve a presentarse Jesús Enrique este fin de semana en la Monumental de México, su segunda actuación en quince días, con la mente puesta en repetir o superar la actuación del pasado 16 de octubre, salir a pelear el trofeo como ganador de la temporada de novilleros en territorio mexicano.
Para la tauromaquia venezolana es motivo de orgullo lo que viene haciendo Jesús Enrique Colombo en España, ratificado en México y el pasado sábado en Cali, sin duda alguna una promesa cierta de la torería continental en el instante que reciba el doctorado como matador de toros.
(Homero Duarte Corona)

Compartir