Gobierno chileno pide documentación contable a la Asociación de Fútbol

0
24

El gobierno de Chile pidió a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) sus antecedentes financieros, balances y memorias “para determinar si hay inconsistencias”, según dijo la ministra de Justicia, Javiera Blanco.

“No podemos prejuzgar. Lo que podemos hacer es hacer lo que nos indica el Código Civil, que es requerir la información y a partir de esa información determinar si existe algún tipo de disconformidad”, dijo Blanco a la prensa local, al confirmar que la autoridad había decidido pedir esos antecedentes.

Ante preguntas periodísticas, dijo que de surgir inconsistencias en la revisión de los documentos, la ANFP podría ser despojada de su personalidad jurídica.

La autoridad adoptó la decisión después que este jueves la ANFP admitió la existencia de un bono de 1,5 millones de dólares transferido desde la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) el pasado 24 de marzo, por concepto de la Copa América.

El miércoles, el organismo rector del fútbol chileno había mostrado que un bono anterior, por una cantidad similar, había sido enviado el 26 de noviembre de 2013 por la empresa Datisa, había sido depositado en la cuenta del Comité Organizador de la Copa América 2015.

Ese primer envío, según la Fiscalía estadounidense, formaba parte de un soborno a altos dirigentes de la Conmebol y a los presidentes de las Federaciones asociadas, por un total de cien millones de dólares, que abarcaba las Copas América de 2015, 2016 (Centenario), 2019 y 2023.

Datisa, que posee los derechos de televisión de todas esas ediciones de la Copa América, es una de las firmas investigadas por la Justicia estadounidense en el caso que sacude actualmente a la FIFA, con la detención de siete altos dirigentes y la implicación de al menos otros siete.

Según la Fiscalía estadounidense, Datisa acordó pagar el soborno de cien millones de dólares en cinco cuotas de veinte millones cada una y las dos primeras se pagaron entre junio y septiembre de 2013.

Cada cuota de 20 millones fue repartida del siguiente modo: tres millones para el presidente de la Conmebol y una suma similar para los presidentes de las federaciones de Argentina y Brasil; 1,5 millones para cada presidente de otras siete federaciones y 500 mil para otro dirigente del organismo.

Sergio Jadue, presidente de la ANFP de Chile, quien asiste en Zurich al Congreso de la FIFA, negó haber sido sobornado y sostuvo que era un adelanto para la organización de la próxima Copa América, lo que después fue comprobado por la ANFP con la exhibición de la boleta de depósito.

Pero la ANFP nada dijo sobre la existencia del segundo pago y guardó silencio por más de 24 horas, lo que despertó las suspicacias de las autoridades.

El Servicio de Impuestos Internos (SII) confirmó que se encuentra revisando la información económica y financiera de la ANFP.

(EFE)