Franceses festejaron por todo lo alto su pase a la final 

108

Con fuegos artificiales, bengalas, gritos y lágrimas de felicidad, los franceses celebraron el triunfo de su selección en la semifinal de la Copa del Mundo hasta bien entrada la madrugada del miércoles.

Numerosos seguidores del equipo nacional encendieron bengalas que despidieron humo rojo frente al Palacio del Ayuntamiento, donde una multitud atestiguó mediante una pantalla gigante el triunfo por 1-0 sobre Bélgica el martes por la noche.

Los aficionados tomaron las calles de la ciudad, desde los elegantes Campos Elíseos hasta los barrios de clase trabajadora en la periferia. Estallaron ráfagas de petardos y resonaron las bocinas de los vehículos, junto con los cánticos de “On est en finale!”, o “¡estamos en la final!”

Algunas calles permanecieron cerradas al tráfico ante la imposibilidad de pasar por la presencia de la muchedumbre. Camionetas de la policía se aparcaron en las áreas más concurridas de una urbe que no baja la guardia tras los atentados recientes. AP