Exboxeador fue condenado a 18 años de prisión por violar a su hija 

3609
Exboxeador fue condenado a 18 años de prisión por violar a su hija 
Exboxeador fue condenado a 18 años de prisión por violar a su hija 

De campeón mundial de boxeo a abusador sexual de menores. Y peor aún: pasó de bañarse de gloria en un ring a violar a su propia hija. Directo a prisión.

Carlos “El Tata” Manuel Baldomir, exboxeador argentino, fue condenado este miércoles 31 de julio a 18 años por abusar sexualmente en reiteradas ocasiones de una de sus hijas.

El expugilista de 48 años llevaba dos años y ocho meses detenido desde que su exesposa lo denunció por los hechos ocurridos. Todo pasó en las vacaciones escolares de 2012 y 2014, cuando su hija tenía entre siete y ocho años.

Baldomir fue finalmente acusado “por unanimidad como autor penalmente responsable por abuso sexual con acceso carnal calificado por haber sido contra una menor, aprovechándose la situación de convivencia preexistente y ser ascendiente de la misma, abuso sexual reiterado gravemente ultrajante calificado”, según la sentencia escrita.

Inicialmente, la fiscalía que llevaba el caso había solicitado 20 años de cárcel pero la pena se redujo a 18. El juicio se realizó en la provincia argentina de Santa Fe.

Su actitud en el juzgado fue más que grosera. Al inicio, Baldomir señaló a los presentes y levantó su dedo media frente a las cámaras que registraron la escena. Luego, el juicio oral se realizó a puertas cerradas para proteger a la víctima.

Su carrera boxística

El triunfo más importante en la carrera de “El Tata” Baldomir, con récord de 49-16-6 con 15 victorias por nocaut, fue el 7 de enero de 2006, cuando destronó a Zab Judah para coronarse campeón mundial de peso welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Luego ganó otros tres cinturones.

En 2006, cayó ante un joven Floyd Mayweather Jr., hoy en día invicto. A pesar de ello, Baldomir recibió el premio “boxeador del año” por parte del CMB.

Su último combate fue en abril de 2014 en México, a los 43 años. Luego, continuó vinculado al deporte como entrenador y manchó su carrera para siempre ensuciando el nombre de su familia y arruinando la infancia de su hija.