El deporte tachirense a merced del hampa

lunes 16 enero 2017

El tenis de mesa ha sido robado tres veces en la semana. (Foto/Tulia Buritica)

801 views

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
El tenis de mesa ha sido robado tres veces en la semana. (Foto/Tulia Buritica)
El tenis de mesa ha sido robado tres veces en la semana. (Foto/Tulia Buritica)

Las instalaciones deportivas del estado se han convertido en blancos predilectos de la delincuencia, pues ya son frecuentes las denuncias de dirigentes e incluso de autoridades sobre los acostumbrados robos a que son sometidos los diferentes recintos regionales que albergan la actividad del músculo.
En esta ocasión le correspondió a la Asociación Tachirense de Tenis de Mesa bailar con la más fea; como si fueran poco los tres fuertes robos que sufrió en el 2016, inició el año con tres golpes más, todos cometidos en una sola semana. Lo lamentable es que, a pesar de las denuncias y partes que se le pasan a la Coordinación Andina de Min-Deporte, esta no hace nada por solventar la situación, ni siquiera reponer el material sustraído.
Edith Dueñas, presidenta de la Asociación Tachirense de Tenis de Mesa, cansada de los embates del hampa, denunció ante este medio de comunicación los tres hurtos que su institución sufrió, cuya sede funciona en el Complejo Deportivo Juan Maldonado. “El lunes 9 de enero ingresaron al galpón donde 61 atletas entrenan y se llevaron varios separadores, 2 galones de pintura, 1 pala de jardinería y 5 mesas-pupitres”, comentó.
Al día siguiente volvieron a ingresar y sustrajeron “el resto de los separadores que quedaban”, y no conforme con ello, el jueves 12 le propinaron otro golpe al robarse algunos trofeos, además de dañar parte del material deportivo que allí reposa.
Dueñas participó lo sucedido a las autoridades de Min-Deporte, quienes le recomendaron hacer la denuncia ante los organismos de seguridad, sin nada más que acotar. Cabe destacar que, aunque existe personal de vigilancia que pernocta en dichas instalación, este argumentó encontrarse “desarmado” para contrarrestar el hampa, además de estar temeroso cuando escucha ruidos dentro del complejo; sin embargo, no hacen el inmediato llamado a los cuerpos policiales.
Este hecho es solo una raya más para el tigre, pues solo hay que remontarse a un cercano pasado, cuando el estadio Metropolitano de béisbol también sufrió el golpe de la delincuencia, igual que el estadio Táchira, gimnasio Arminio Gutiérrez Castro, gimnasio de Fútbol Sala, gimnasio de Balonmano (donde es frecuente el desvalijamiento de los vehículos), y Asociación de Wushu (único caso en donde se recuperó lo robado y dieron con los autores del hecho), entre otros. (Favio Hernández)

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on skype
Skype