De ganar 40 dólares al mes a vestirse de azul y oro: Jan Hurtado, el primer venezolano en llegar a Boca Juniors

3343
Jan Hurtado
De ganar 40 dólares al mes a vestirse de azul y oro: Jan Hurtado, el primer venezolano en llegar a Boca Juniors

El venezolano Jan Hurtado es nuevo jugador de Boca Juniors , luego de prácticamente haberse fugado de su país para buscar suerte en Gimnasia y Esgrima de La Plata.

Cuando los goles te dan de comer, el fútbol deja de ser lo más importante de lo menos importante y se convierte algo de vida o muerte. Para los hinchas que reciben ingresos mensuales por trabajos que poco tienen que ver con una pelota, el deporte rey solo pasa a ser un hobbie –un tanto emocional, sí–, pero un hobbie al fin y al cabo. Jan Hurtado , sin embargo, pertenece al primer grupo. El jugador venezolano que tiene todo arreglado con Boca Juniors para ser el reemplazante de Darío Benedetto (partiría a México) sabe perfectamente lo que es luchar, no solo en el área, sino también en la vida.

Solo tiene 19 años, pero ya sabe lo que es jugar la final de una Copa del Mundo. En el 2017, con la ‘Vinotinto’, el delantero que por ahora pertenece a Gimnasia y Esgrima de La Plata ingresó por Adalberto Peñaranda sobre el final del encuentro, cuando los sudamericanos ya estaban destinados a perder el encuentro debido al gol anotado por Calvert-Lewin.

A pesar de ello, y siendo menor de edad en ese entonces, el delantero anotó un tanto en los 62 minutos que tuvo en cancha durante el torneo que se disputó en Corea del Sur. Tiempo suficiente para demostrar que era uno de los grandes talentos que tenía el Deportivo Táchira por ese entonces, pero las cosas se calentaron cuando el joven delantero regresó del continente asiático con la medalla de subcampeón.

Habiendo jugado 24 partidos entre el torneo de Primera División, la Copa de Venezuela y la Libertadores antes de ser llamado por Rafael Dudamel para el mundial, la historia de Hurtado cambió radicalmente en su regreso por un tema dirigencial, que lo llevó a estar lejos de las canchas por un tiempo prudencial.

Juntando ‘fichas’

Aunque luego llegaron ofertas desde el Eintracht Frankfurt y el Brujas (Bélgica), la situación de Jan Hurtado no era la mejor. De regreso a su país, su padre Nelson quiso sacarlo del país y evitar que renueve contrato con el cuadro llanero, por lo que el club tomó cartas en el asunto. El caso del joven delantero pasaría al Consejo de Honor de la Federación Venezolana de Fútbol, quien lo declaró culpable y le aplicó una sanción de seis meses.

Medio año sin jugar no fue excusa para que el jugador deje de tener deseos de superación. Expirada su sanción, Jan Carlos (así es su nombre completo) no se quedó callado: “En ese momento solo me pagaban 40 dólares, lo que en este momento –fines del 2018– sería un dólar”, dijo cuando ya tenía decidido salir de su país en busca de mejores oportunidades.

Y así fue. Para agosto del 2018, el ‘Lobo’ de la Superliga Argentina se hacía con los servicios de una joya venezolana. Aunque los problemas seguían rondando (el Deportivo Táchira aseguraba que Hurtado tenía contrato hasta fines de ese año), la Federación Venezolana le daba la carta libre para volar a otras tierras y ser libre.

Se viste de azul y oro

Un año después de acabada la novela, Jan Hurtado –que es comparado con el ‘Tino’ Asprilla– está a un paso de escribir una página gloriosa en la historia del fútbol de su país. Cuando firme el contrato, ‘9’ se convertirá en el primer venezolano en vestir la camiseta de Boca Juniors y él no puede ocultar la emoción. “Estoy muy feliz de llegar a este gran club”, dijo en una entrevista con TyC Sports.

El gran club que en su momento tuvo que sufrir por sus goles. Y es que en setiembre del año pasado, el equipo que dirigía Pedro Troglio eliminó al de los ‘Mellizos’ Barros Schellotto y uno de los tantos en la victoria por 2-0 fue, precisamente, del ariete venezolano.

Ahora tendrá la difícil tarea de reemplazar a Darío Benedetto, quien parece tener todo para salir del club ‘xeneize’, pero sí ya sabe lo que es superar grandes trabas en la vida y en el fútbol, el solo tener que hacer su trabajo en un equipo grande no será una tarea imposible para un jugador que con solo 19 años ya vivió de todo.

Por qué Jan Hurtado no viaja a México y cuándo se sumará al plantel de Boca

El venezolano Jan Hurtado no se sumará al tramo final de la gira sino que comenzará a trabajar con el plantel cuando Boca regrese a Buenos Aires, hacia el fin de semana próximo, al igual que el defensor paraguayo Junior Alonso, quien jugó la Copa América con su selección.

El delantero se sometió ayer a la revisión médica de rigor y se convirtió en el segundo refuerzo de Boca en el actual mercado de pases, proveniente de Gimnasia y Esgrima La Plata.

Hurtado, nacido en la ciudad venezolana de Barinas hace 19 años, fue adquirido por Boca en 5.000.000 de dólares y firmará su contrato por los próximos cuatro años, siendo el segundo refuerzo del club, luego de la llegada de Alexis Mac Allister, ex Argentinos Juniors que se sumó a préstamo del Brighton inglés, dueño de su pase. Es el primer venezolano que viste la casaca azul y oro.

Hurtado tenía una oferta para continuar su carrera en la Sampdoria italiana, pero el club genovés desistió de incorporarlo, pues no quiso abonar los 7 millones de dólares solicitados por la institución platense, que tenía en su poder el 45 por ciento del pase.

El venezolano es una «una apuesta a futuro» solicitada por el DT boquense Gustavo Alfaro, quien había recomendado su contratación desde hacía un semestre.

En ese sentido, confió a Télam una fuente cercana al cuerpo técnico de Boca, si se marcha el goleador Darío Benedetto a Europa, se buscará igualmente otro delantero para reemplazarlo y competir por el puesto con Ramón «Wanchope» Abila, ya que Hurtado se trata de una apuesta a futuro.

El venezolano Hurtado anotó en setiembre de 2018 el gol con el cual Gimnasia le ganó a Boca Juniors (1-0), en un partido jugado en Córdoba por la Copa Argentina, que representó la prematura eliminación del elenco «Xeneize» que entonces dirigía el mellizo Guillermo Barros Schelotto.