martes 28 septiembre, 2021
InicioNoticias“Crónica de una final”, retrato de una realidad vigente

“Crónica de una final”, retrato de una realidad vigente

25 views

“Crónica de una final”, es un documental sobre los sucesos que rodearon la disputa de la Copa República Bolivariana de Venezuela entre el Deportivo Táchira y el Caracas, el 17 de diciembre del año 2000, y que finalizó con la quema del autobús del conjunto caraqueño en el campo de Pueblo Nuevo por parte de un grupo de hinchas del equipo local.

La obra, del periodista tachirense Gustavo Contreras León, fue estrenada esta semana en San Cristóbal y sirvió para refrescar la memoria con uno de los episodios más violentos del fútbol nacional, aunque no dejara más que pérdidas materiales y una sanción disciplinaria al cuadro tachirense, pero también para hacer un llamado de atención sobre la situación del balompié venezolano.

Y es que, pese a que han pasado casi 16 años desde ese día, la realidad de entonces sigue hoy más vigente que nunca, tanto como que el ‘clásico’ de esta tarde se jugará sin público, prácticamente condenado al anonimato, en parte por la sanción que pesa sobre el cuadro rojo, tras los destrozos de su fanaticada en San Cristóbal en abril anterior.

Kike Rosales, voz autorizada del fútbol en el Táchira, fue el encargado de la presentación de la obra documental, el pasado lunes, y sobre el mismo ha dicho que “es un llamado a la reflexión, para ver si se está haciendo algo, ¿nosotros hemos bajado la violencia?”.

Asegura que “la violencia en el fútbol no se ha perdido, pero es que está en todas partes. La violencia se convirtió en un compañero cotidiano del venezolano y eso no es bueno”, apunta.

Del mismo modo, sobre las medidas que se han tomado para tratar de frenar el flagelo de la violencia en el fútbol, como suspender la venta de licor o reservarse el derecho de admisión, asegura que quizá sean las más fáciles, “pero es lo que les quedó a los directivos y aún así no han podido acabar con la violencia”.

No obstante, considera que más allá de las precauciones, “la única forma que tenemos de crecer es ser lo más cívico posibles, ser ciudadanos, es lo único que nos queda como sociedad, y es una tarea dura, muy dura”. (MJS)

- Advertisment -