miércoles 20 octubre, 2021
InicioNoticiasConjuntos criollos: ¿Cenicientas del continente...?

Conjuntos criollos: ¿Cenicientas del continente…?

263 views

La Copa Libertadores de América y la Copa Sudamericana, máximos eventos del fútbol continental, lo que significa en el “Viejo Continente” la Champions League y la Europa League o lo que es lo mismo la Liga de Campeones y la Liga de Europa, desde su creación han tenido en argentinos y brasileños los amos y señores, con muy poca tajada para otras naciones y nada para algunas.

Entre los países que aún no han obtenido ningún dividendo se encuentra Venezuela, aunque divisas como el Caracas F.C., Deportivo Táchira y Estudiantes de Mérida, por nombrar tres, son algunos de los nuestros que en determinado momento enseñaron su buen nivel ante colosos de Sudamérica; pero sin llegar a cuajar el gran objetivo de siquiera adentrarse hasta la ronda semifinal.

El 2018 no será la excepción

Otra nueva cita, ocho equipos nacionales en la zafra del año entrante, cuatro en la justa libertadora e igual número en la contienda sudamericana, sin que ninguno asome posibilidades ciertas de ser protagonista ante la superioridad de los rivales; no solo de los denominados grandes, sino de los de menor monta, pues en honor a la verdad están por encima de los equipos venezolanos, tomando en cuenta la grave crisis económica que atraviesa la otrora rica nación petrolera.

Cuando el más desapercibido aficionado observa la forma en que quedó confeccionada la fase de Grupos de la Copa Libertadores de América: por los lados del Monagas S.C., debutante en el torneo, se medirá al actual campeón de la justa futbolera, el Gremio de Brasil además del curtido Cerro Porteño, de Paraguay y el Defensor Sporting de Uruguay, integrantes del Grupo 1.

En la misma onda el Deportivo Lara, incluso más comprometida su participación, metido en el Grupo 7, tendrá al frente al Corinthians, de Brasil, Independiente de Argentina y Millonarios, de Colombia. Los tres con sobrados pergaminos en el continente, especialmente el club amazónico y el as de copas albiceleste, que recién se coronó campeón de la Copa Sudamericana al dejar en el camino al Flamengo brasileño.

Sin desparpajo, la crítica internacional de entrada le coloca el remoquete de “cenicientas” a los dos conjuntos venezolanos, los catalogan como los más débiles, algo que es cierto al comparar las nóminas de sus antagonistas de turno.

Frente a la neta superioridad de los rivales de turno e independientemente que las distancias se han acortado en el fútbol, a los dos representantes criollos en la cita libertadora les queda como consuelo hacer buenas presentaciones cuando funjan de locales y evitar a toda costa no salir goleados fuera de su reducto.

El Deportivo Táchira y el Carabobo F.C. participantes en la primera y segunda fase, pese a que los rivales no tienen el mismo peso de los que se medirán a monaguenses y larenses, específicamente el debutante Macará de Ecuador y el Guaraní paraguayo, son superiores a la dupla venezolana, están mejor conformados y por ende tienen con qué seguir en contienda.

Tampoco la Copa Sudamericana

No se trata de menospreciar a los equipos venezolanos, es cuestión de aceptar la situación país, en este momento ningún combinado criollo tiene el poder económico para hacer contrataciones que compitan con sus rivales de turno, una realidad que nadie puede ocultar.

El Caracas F.C., ya un club de experiencia en torneos continentales pero venido a menos hace varios años, se enfrentará al Everton de Chile; el Mineros de Guayana chocará ante el Nacional de Paraguay;  Estudiantes de Mérida contra el Deportivo Temuco chileno y el Zamora F.C. ante el Colón de Argentina.

Aparentemente un poco más suave la papeleta para los conjuntos venezolanos respecto a la Copa Libertadores; sin embargo, en los hechos, la situación es distinta, pues por antecedentes apenas un equipo criollo ha logrado ingresar a los octavos de final, los demás se han quedado atascados en la primera ronda.

Homero Duarte Corona

- Advertisment -